Jordania

Wadi Rum; desierto, beduinos y mucha diversión

El desierto de Wadi Rum se extiende entre el Mar Rojo y la frontera con Arabia Saudí, a unos 60 kilómetros de Aqaba y a unos 100 kilómetros del enclave arqueológico de Petra. La singularidad de este paraje reside en la combinación de arena y estructuras rocosas que cambian de color según el momento del día, y, como no, en sus gentes, los beduinos.

Wadi Rum, o Valle de la Luna en castellano, es una experiencia, es dormir en una jaima con los beduinos, es hacer rutas en 4×4 por el desierto, es subir a los riscos que sobresalen de la arena, es tomar té a todas horas, es admirar las estrellas, es conocer una manera diferente de vivir, es sentirte acogido.

Uno de los must de Jordania, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2011, ningún viajero debería perderse la experiencia de pasar por este emblemático lugar. Hay un sinfín de actividades que hacer en el desierto de Wadi Rum, hay mucha diversión asegurada para aventureros de todas las edades, gustos y condiciones. En este post explicamos cuales son las actividades recomendadas, dónde dormir en el desierto, cómo llegar hasta Wadi Rum, etc.

Podemos decir, que Wadi Rum fue el gran descubrimiento de nuestra ruta por Jordania, llegamos a este país atraídos por Petra, una de las 7 maravillas del mundo moderno, y alucinamos con este desierto que tanto tiene que ofrecer.

Cómo llegar al desierto de Wadi Rum

En Jordania no es muy complicado llegar a los sitios. Existen autobuses a Wadi Rum desde todos los puntos turísticos del país y desde las principales ciudades. En coche, hay una autopista que cruza el país de norte a sur, conectando Aqaba en el extremo sur y Hamman en el norte en unas 5 horas. La autopista tiene diversas salidas, no muchas, y todas las salidas están perfectamente señalizadas; hacia el oeste para ir a Petra, hacia el este para ir a Wadi Rum, etc.

Si se quiere llegar desde Aqaba, en el sur, se ha de tomar la autopista principal hacia el norte, hasta que la señalización de la carretera indique la salida hacia Wadi Rum. De verdad, no hay pérdida. Si se quiere llegar desde Petra o desde Amman, lo mismo, tomar la autopista principal y seguir hacia el sur hasta ver la señalización. Una vez fuera de la autopista, hay que seguir la carretera, que es bien recta y se va adentrando poco a poco en el desierto.

Normalmente, los beduinos del campamento con el que se haya contratado las noches, suelen acercarse hasta lo que es el pueblo de Wadi Rum, la estación de autobuses si es que se llega en bus a Wadi Rum o hasta algún punto de encuentro que fijen ellos mismos; con lo cual, los beduinos recogen a los visitantes. En nuestro caso nos encontramos con ellos en una gasolinera, allí, todos los integrantes de nuestro grupo pasaron a uno de los todoterreno pick up de lo beduinos y se los llevaron para el campamento. Adrián  y yo cogimos nuestros coches y seguimos a la otra pick up hasta un sitio seguro en el que aparcar nuestros coches. Una vez dejados nuestros coches, nos subimos a su todoterreno pick up y nos llevo de rally por el desierto hasta el campamento.

Dónde dormir en el desierto de Wadi Rum

Hay un montón de campamentos que ofrecen alojamiento en jaimas. La verdad es que todas tienen una pinta más o menos parecida, algunas son más caras y ofrecen alguna comodidad más, y otras más baratas y algo más austeras, pero todas están bien, Jordania es un país con una infraestructura turística muy buena.

Nosotros nos quedamos en el Salman Zwaidh Camp y estuvimos muy a gusto. Como ya hemos comentado, fueron a recogernos al punto de encuentro que fijamos para llevarnos en sus todoterrenos hasta el campamento (pueden arreglar transfer a la estación de autobuses o hasta el propio aeropuerto si fuese necesario), al llegar nos ofrecieron té (bebida que nunca falta en el campamento) y nos comentaron cual es su oferta de actividades en Wadi Rum (la desarrollamos en el siguiente punto).

Los campamentos en Wadi Rum son sencillos pero tiene todo lo necesario para estar cómodo. Entendiendo que una de las mayores preocupaciones de los viajeros pueda ser dónde hacer sus necesidades en medio del desierto, cabe destacar que los baños están dentro de una construcción de hormigón y vigas de madera bien alicatada con azulejos y tal. Las jaimas tienen 1, 2 o 3 camas, que pueden ser tres individuales, dos individuales, una de matrimonio, o una individual y una de matrimonio. Tienen una jaima que utilizan como comedor y sala de estar, con cojines para estar a gusto, que es precisamente el lugar en el que bebíamos el té, comíamos las delicias locales que nos preparaban y charlábamos mientras fumábamos de la sisha.

Los dueños y trabajadores son muy buena gente, muy cercanos y muy divertidos. Nos dieron mantas extra para sobrellevar mejor el frío de las noches de diciembre, nos ayudaron a subir al risco que está pegado al campamento, jugamos a fútbol con ellos, nos llevaron a un bar típico beduino en el pueblo de Wadi Rum a ver el Real Madrid-Barça con ellos, nos llevaron a toda pastilla por el desierto de noche y completamente a oscuras, nos dieron de sus sishas para fumar, hicieron una hoguera de noche y cantaron y tocaron música con nosotros, etc. ¡Y TODO GRATIS!

Qué actividades hacer en el desierto de Wadi Rum

Hacer actividades en Wadi Rum, lo más importante y divertido 😀

Son los propios campamentos los que ofrecen las actividades, incluso si no tienes intención de dormir en el desierto y solo quieres pasar allí unas horas durante el día, puedes hacer las actividades que quieras contratándolas con los campamentos.

A nosotros nos ofrecieron rutas en 4×4 de 1 hora, de 3 horas y de 4 horas y media, también rutas en camello de 1 hora o trekkings y rutas a pie. La diferencia entre las rutas de todoterreno era que en las que duraban más horas, se podían ver más cosas, pero, la diferencia entre la de 3 horas y la de 4:30 era que se veía una cosa más, pero que al estar tan lejos se tardaba mucho tiempo en ir y en volver. Teniendo en cuenta precios y la cantidad de cosas que se podían visitar, elegimos la ruta de 3 horas en todoterreno, que es la que recomendamos. La experiencia con los camellos la descartamos porque todos habíamos montando alguna vez en camello (por ejemplo en el desierto de Sahara o el desierto del Tar) y porque no se podía llegar tan lejos como en Jeep dado que la velocidad punta de estos camélidos no es demasiado rápida.

A continuación hacemos una pequeña lista con las cosas que ver y hacer en el desierto de Wadi Rum.

  • La casa de Lawrence de Arabia: Thomas Edward Lawrence, más conocido como Lawrence de Arabia, fue escritor, arqueólogo y oficial de la Armada Británica en la primera guerra mundial, jugó un rol fundamental en la revolución árabe, y en sus periplos por este desierto quedó prendado. Su casa no son más que cuatro paredes medio derruidas.
  • Rostro esculpido de Lawrence de Arabia: se trata de un grabado en la pared en homenaje a Lawrence de Arabia.

  • Arte rupestre: me sorprendió la falta de información sobre los mismos. Son preciosos, pero no sé ni quienes los hicieron ni cuando :S

  • Tetería y sisha: algo que no puede faltar en oriente medio, es parte de su cultura. Al igual que los occidentales, por lo general, nos juntamos a tomar unas cervezas, ellos toman té y fuman sisha.

  • Arcos de roca: nosotros solo vimos uno, los arcos más grandes están muy lejos, y entran dentro del pack del tour largo en 4×4, aun así, el que vimos también era impresionante y pudimos caminar por encima de él.

  • Atardecer: impresionante, el color de la arena se vuelve rojo y las montañas de piedra oscurecen.
  • Subir a un montaña: nosotros subimos al que estaba justo al lado de nuestro campamento, pero muchos de ellos son accesibles a pie, muy recomendable para tener una vista panorámica del desierto.
  • Ver las estrellas: ¡a-lu-ci-nan-te! no hay otra palabra, está todo tan oscuro que las estrellas se ven a la perfección, toda una delicia para los amantes de la astronomía (y para los que disfrutamos simplemente tumbándonos en la arena panza arriba a flipar con el universo)
  • Hacer una hoguera: pedídselo a los beduinos, calentad el té en la misma y charlad y cantad alrededor de la hoguera. Ideal para sobrellevar el frío que hace en diciembre en el desierto de Wadi Rum.



Para cualquier duda sobre viajar a Wadi Rum, no dudéis en escribir un comentario. Lo mismo si es que ya habéis viajado por la zona y creéis que se puede complementar el post de alguna manera.

[relatedkingpro show=”4″ images=true width=”295″ height=”180″ placeholder=false]

Wadi Rum; desierto, beduinos y mucha diversión
5 (100%) 6 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.