100_0973

Bolivia, una experiencia vital

El verano de 2013 lo podría catalogar como unas vacaciones diferentes. Elegí pasarlas en Sacaca, Bolivia, a modo de voluntariado. Durante mes y medio me encontré aislado del mundo pasando el tiempo con la gente de aquella zona remota. Formando parte de su historia vital y ellos de la mía.

Desde aquí, gracias a los claretianos con misión en el norte de Potosí y a través del colegio Askartza Claret en Leioa, todos los años dan la opción de pasar el verano en aquel lugar a todo aquel que le interese, siempre y cuando tomes la responsabilidad de saber a dónde vas y lo que vas a hacer, además, antes de ir se realizan reuniones a lo largo del curso donde se presenta el lugar, los internados, la labor humanitaria que se ha realizado y se realiza allí, etc.

Fuimos 6 compañeros desde aquí y una vez allí, íbamos de dos en dos distribuyéndonos en 3 sitios diferentes (Toro Toro, San Pedro y Sacaca). A mi compañero Jon Ander y a mí nos tocó pasar el mes y medio de experiencia en Sacaca.

100_0871

De izquierda a derecha: Jon Ander, Ane, Xabier, Iñigo y Pablo.

Aterrizamos en Cochabamba un 14 de Julio. La ciudad este situada en un valle a 2570 m de altitud, alrededor de la ciudad por todos lados se ven montañas gigantescas, imponentes picos nevados muchos de ellos de más de 4000 metros de altitud. Es una imagen realmente impactante de entrada.

Sacaca es una ciudad del altiplano boliviano, capital de la provincia de Alonso Ibañez, situada a 3700 metros de altitud. Es un lugar donde las cabañas y chabolas de los habitantes, el paisaje tan increíblemente seco y la forma de vida tan tradicional que se da lugar, impresiona. Esto, siendo capital de provincia.

100_0967

La ciudad de Sacaca

Impresiona también la curiosidad en las miradas de los lugareños viendo a un par de gringuitos (así nos llaman a los blancos sin importar nuestro origen) paseando por la plaza del pueblo, algo que se repite a menudo por cada comunidad que visitamos. Nos creían padresitos, por la trayectoria de los misioneros claretianos en el lugar.

100_0947

Pelando Chuño con autóctonos de Sacaca

Los quehaceres diarios en Sacaca eran básicamente por las tardes, en el internado de los claretianos. El internado fue construido para los niños de las comunidades más lejanas sin opción a educación, de modo que, permanecen allí internos durante el curso escolar. Por las mañanas iban a la escuela de la ciudad y a las tardes realizaban las tareas y estudiaban las materias dadas en la escuela, aquí es donde nuestra labor se hacía palpable. El rango de edad iba desde los 9 hasta los 18.

100_0973

Momentos que valen oro

DSCF1501

De visita en la escuela de la ciudad de Sacaca

Durante nuestro periodo de estancia participamos en varias fiestas típicas del lugar, acontecimientos como las fiestas patrias y la fiesta del originario, nos permitieron acercarnos aún más a su cultura y formas de vida.

DSC05795

Baile típico en las fiestas del originario

DSC05826

Las sonrisas, risas y felicidad de los niños y los chavales es lo que se te queda grabado con el paso del tiempo, resulta difícil transmitir todos los sentimientos y sensaciones que se viven alli a lo largo del mes y medio de experiencia, la gente te acoge de un modo especial y, en seguida, te transmiten su felicidad, hasta el punto que resulta muy muy difícil la despedida de todo ello, y como una imagen vale más que mil palabras, espero poder transmitir un ápice de esos sentimientos a través de ellas.

Es una experiencia vital sin duda a realizar, seguro que después te quedarás con ganas de repetir.

DSCF1669

Alumnos del internado con la “ikurriña”