Qué ver en São Miguel – Islas Azores

Qué ver en Sao Miguel Azores en 2 días

¿Quieres saber qué ver en São Miguel (Azores) en 2 días? Pues en non gogoa han zangoa te contamos qué hacer en Azores; cuáles son las mejores cascadas en São Miguel, cuáles son los miradores con las mejores vistas de São Miguel, cuáles son las mejores aguas termales de São Miguel y cuáles son las mejores rutas de senderismo de la isla.

São Miguel es la isla más grande y poblada de las Azores, lo cuál no empaña su exuberante belleza. Situada en el Atlántico, a más de 1.000 kilómetros al oeste de la Península Ibérica, es uno de esos lugares que enamora a biólogos, geólogos y todo tipo de amantes de la naturaleza. Sin duda, merece la pena ver Sao Miguel.

Cascada en São Miguel (Azores)
Cascada en São Miguel (Azores)

Qué ver en São Miguel (Azores)

  • Lagoa do Fogo; volcán y lago
  • Sete Cidades
  • Miradouro do Rei
  • Cascadas de Ribeira dos Caldeirões
  • Amanecer en Mirador do Nascente
  • Furnas; lago, cascadas y calderas
  • Parque Terra Nostra; botánica y baño termal
  • Caldera Velha; aguas termales
  • Campos de té; paseo y cata
  • Lagoa do Canario y miradores
  • Cala de Ferrarias
  • Atardecer en Mosteiros

En la lista de mejores cosas que ver en São Miguel (Azores), hemos incluido también las mejores cosas que hacer en São Miguel, tales como la cata de té y los baños termales.

También queremos señalar que Sao Miguel es un destino espectacular tanto para viajar de mochilero (hacer autoestop en las Azores es algo normal) como para viajar en pareja o en familia.

Qué ver en São Miguel en 2 días

Una de las incontables cascadas de Sao Miguel
Una de las incontables cascadas de Sao Miguel

Nosotros estuvimos alojados en Ponta Delgada, la capital. Así que, como hay tantas cosas que ver en São Miguel, y como solo tuvimos 2 días efectivos de turismo (en total estuvimos 4 días en São Miguel), decidimos hacer la ruta lo más eficiente posible. Así, el primer día conocimos la mitad este de la isla, y el segundo día la mitad oeste.

Tenemos que decir que pudimos ver la isla de São Miguel enterita en tan solo 2 días de turisteo; no hace falta más tiempo.

Día 1 en São Miguel

Salimos de Ponta Delgada, la capital de São Miguel, donde vivía nuestra amiga. Teniamos la idea conocer los mejores lugares que ver en São Miguel sin excepción, así que, pusimos rumbo al nordeste; el primer día conocimos toda la mitad este de la isla.

Campos de té

Las Islas Azores son famosas por el té, o «chá» como se dice en portugués. Visitamos la fábrica de té «Chá Gorreana», vimos la maquinaria que emplean para el procesado y probamos el té.

Campos de té en Sao Miguel
Campos de té en São Miguel
Plantaciones de té alrededor de la fábrica de Cha Gorriana
Plantaciones de té alrededor de la fábrica de Cha Gorriana

Cascadas de Ribeira dos Caldeirões

Estas cascadas de São Miguel están al borde de la carretera, así que se accede sin ningún problema. Fue el primer lugar impactante que vimos en Azores.

Cascada grande de Ribeira dos Calderoes, en Sao Miguel
Cascada grande de Ribeira dos Calderoes, en Sao Miguel
Ribeira dos Calderoes
Ribeira dos Caldeiroes
Sendero hacia las cascadas de Ribeira dos Calderoes
Sendero hacia las cascadas de Ribeira dos Calderoes

Miradouro do Nascente

Siguiendo por la carretera pudimos ver los altos acantilados del nordeste, que mueren en el mar. Paramos en un merendero para comer, disfrutar de las vistas y hacer unas fotos. El lugar estaba infestado de gatos… en serio, infestadísimo, pero debe de ser uno de los mejores sitios si se quiere disfrutar de un bonito amanecer.

Acantilados del noreste desde el mirador do Nascente; punto para ver en amanecer en Sao Miguel
Acantilados del noreste desde el mirador do Nascente; punto para ver en amanecer en Sao Miguel

Lagoa das Furnas; cascada y calderas

Desde el mirador tiramos hacia el sur por la costa, pasando por Povoação hasta llegar a un rincón escondido cerca de la Lagoa das Furnas. Para llegar a la cascada hay que darse un paseíto por lo salvaje, que te va ambientando para el colofón final que es la gran cascada.

Acto seguido fuimos a ver las calderas (agujeros en el suelo en los que cocinan comida aprovechando el calor de la tierra) y dimos un pequeño paseo alrededor del lago, que debe de ser el «vertedero» de la isla, por eso el baño está prohibido.

Calderas en Furnas, isla de Sao Miguel (Azores)
Calderas en Furnas, isla de Sao Miguel (Azores)
Cascada de Furnas
Cascada de Furnas
Fauna local en el lago de Furnas
Fauna local en el lago de Furnas

Parque botánico «Terra Nostra» y baño termal

Para terminar el día, fuimos al parque botánico Terra Nostra, donde hicimos infinidad de fotos antes de darnos un baño en las ferrosas aguas termales de la fuente que está situada en el corazón del jardín botánico. Mi bañador no ha recobrado su color desde aquel día…

Aguas termales del jardín botánico, aptas para el baño
Aguas termales del jardín botánico, aptas para el baño
El Jardín botánico "Terra Nostra" de Sao Miguel
El Jardín botánico «Terra Nostra» de Sao Miguel
Flores en el jardín botánico de Sao Miguel
Flores en el jardín botánico de Sao Miguel

Día 2 en São Miguel

Tras haber cubierto la mitad este de la isla en sólo un día, la segunda jornada le dimos caña a las principales atracciones turísticas de la mitad oeste de São Miguel.

Lagoa do Fogo

Se trata de la atracción principal atracción turística que ver en São Miguel. Es un cráter volcánico que se ha llenado de agua, creando un precioso lago en altura.

Lagoa do Fogo, principal lugar que ver en São Miguel
Lagoa do Fogo, principal atracción turística en São Miguel

Caldera Velha; aguas termales

De camino a Ribeira Grande hicimos un alto en el camino para darnos un baño en las cálidas aguas de Caldera Velha. También recibimos una charla informativa sobre la isla de São Miguel en el centro de información.

Aguas termales en Caldera Velha, aptas para el baño
Aguas termales en Caldera Velha, aptas para el baño

Lagoa do Canario y miradores

Antes de llegar a Sete Cidades paramos a comer en un merendero del bosque para, seguido, subir a un mirador desde el cual pudimos disfrutar de las espectaculares vistas a la Lagoa Azul, Lagoa Verde y Lagoa do Santiago. También hicimos un pequeño recorrido alrededor de un cráter desde el cuál se podía ver todo São Miguel; vista panorámica de la isla.

Lagoa do Canario en São Miguel, Azores
Lagoa do Canario en São Miguel, Azores
Uno de los mejores miradores que ver en São Miguel
Uno de los mejores miradores que ver en São Miguel

Miradouro do Rei

Bajamos hacia Sete Cidades y nos volvimos a parar para admirar las vistas desde otro ángulo. Justo donde dejamos el coche había un hotel abandonado que por un lado tenía vistas al mar y por el otro vistas a los lagos.

Vista de las Lagoas y Sete Cidades desde el Miradouro do Rey
Vista de las Lagoas y Sete Cidades desde el Miradouro do Rey

Sete Cidades

Llegamos a Sete Cidades para ver los lagos desde abajo y hacernos unas fotos. La verdad es que los últimos tres puntos que he narrado están relacionados con estos lagos, pero de verdad que merece la pena pararse tantas veces y verlos desde tantos ángulos diferentes, como queda demostrado en las fotos.

El lago desde Sete Cidades
El lago desde Sete Cidades

Cala de Ferrarias

Se encuentra en el extremo oeste de la isla, y es un entorno 100% volcánico. Lo atractivo del lugar, aparte de las puestas de sol, son las fuentes termales naturales que surgen del mar. Llegamos aquí por la tarde, y yo aproveché para darme un baño reparador.

Baño marino caliente en Ferrarias, São Miguel
Baño marino caliente en Ferrarias, São Miguel

Atardecer en Mosteiros

Nuestra travesía termino en un mirador de Mosteiros, al noroeste de la isla, desde donde presenciamos el atardecer.

Qué hacer en São Miguel de noche

Nosotros llegábamos muy cansados a casa cada noche, aun así, un día aprovechamos para ver las Portas da Cidade de Ponta Delgada iluminadas y tomar una cerveza en el puerto deportivo, y otro día fuimos a Ribeira Grande a cenar una bifana. De todas formas, en caso de querer liarla parda, debe de haber varios bares en el centro de Ponta Delgada donde uno puede acudir a desinhibirse un poco.

Portas da Cidade en Punta Delgada, la capital de São Miguel
Portas da Cidade en Punta Delgada, la capital de São Miguel

Cuál es la mejor época para viajar a Azores

La mejor época para viajar a las islas Azores es el verano. Los meses más calurosos son julio y agosto, aunque la temperatura es bastante templada durante todo el año.

Dicen, que en las Azores pueden tener las cuatro estaciones del año en un mismo día, porque la climatología es muy cambiante. Durante la primavera, en los meses de abril, mayo y junio, el florecimiento de las orténsias debe de ser un auténtico espectáculo.

Nosotros hicimos el viaje en febrero y, aunque por la noche refrescaba, y pese a que la humedad era del 100% (un pasote, había gotitas de agua en las paredes…) la temperatura era templada en general.

Conclusiones sobre el viaje a las Azores

Qué ver en São Miguel (Azores)
Qué ver en São Miguel (Azores)

Fuimos a las Azores a visitar a una amiga que estaba de Erasmus allí. Un lugar desconocido, al que nunca pensé que iría: y me sorprendió gratamente.

Nuestra amiga ya llevaba varios meses en la isla y conocía al dedillo cada recoveco de São Miguel, así que lo preparó todo para que en tan solo dos días pudiésemos cubrir todas los lugares que ver en São Miguel. Fue una experiencia 100% Azores.

Siempre renta ir a visitar a amig@s a otros países, porque como eres el invitado te tratan como a un rey, te ahorras el alojamiento y muchas veces la comida, además, te organizan todo el viaje para que veas eso que no sale en las guías turísticas, y porque el anfitrión se queda con la sensación de «qué majo que ha venido a visitarme»: todo son ventajas 😀

Nota: hay unas galletas que se fabrican en São Miguel que son total y absolutamente adictivas. Se llaman «Mulata» y amenazan con destruir tu dieta.

Nota 2: saliendo desde Bilbao tuvimos que hacer escala en Lisboa para llegar a Ponta Delgada, lo cual fue suficiente trayecto para que Sata (la única aerolínea que opera en las Islas Azores) perdiera la maleta de un puñado de pasajeros.

Por cierto, si os hace falta una toalla de viaje, podéis visitar el post en el que recogemos la comparativa de las mejores toallas de viaje baratas en Amazon.

Espero que la información os haya servido para saber qué ver y hacer en Sao Miguel. Si tenéis cualquier duda, estamos encantados de responder a vuestros comentarios.

Qué ver en Milos (Grecia) – la isla que te deja sin palabras

Qué ver en Milos, Grecia. Las mejores playas de Milos, Grecia. Qué hacer en Milos

En non gogoa han zangoa te contamos qué ver en Milos y qué hacer en Milos. Sin duda, la isla de Milos (Grecia) es uno de los rincones más bonitos y especiales del mundo.

Milos, Grecia.

Que ver en Milos, pueblo típico de Milos
Pueblo típico de Milos

Milos es el lugar más bonito y sobrecogedor en el que he estado hasta la fecha. He viajado por un montón de países viviendo todo tipo de experiencias, y Milos es sin duda el lugar más especial en el que he estado.

¿Habéis escuchado hablar de la Venus de Milo? Pues la famosa escultura de una mujer (sin brazos) que hoy en día se exhibe en el Museo Louvre de París fue hallada en la isla de Milos en el siglo XIX; de ahí su apellido.

La isla griega, situada en el Mar Egeo, pertenece al archipiélago de las Islas Cícladas. Y, pese a que hay mucho que ver y hacer en Milos, apenas hay turistas, apenas hay carreteras, y se respira un ambiente de paz y tranquilidad sin igual.

Milos no está explotada como Mykonos, Santorini u otras islas más famosas de la zona, y cada rincón de la isla es completamente distinto al anterior; como saltar de un continente a otro en unos pasos.

Que ver en Milos – Grecia

Qué ver en Milos (Grecia)
Estampa típica de la isla de Milos
Firopotamos, qué ver en Milos
Firopotamos, una aldea alrededor de la playa
Buceo en Milos, Grecia
Agua cristalina en Milos, Grecia

En esta guía de Milos os contamos qué ver y hacer en Milos, cuales son las mejores playas de Milos, dónde salir en Milos por la noche, cómo llegar a Milos, cómo funciona el transporte en Milos, dónde dormir en Milos, etc.

Aquí empieza la narración de nuestra aventura en Milos, donde hicimos todo tipo de actividades. Así que, además de describir y aconsejar, os contamos qué liamos en cada uno de los lugares que ver en Milos y las cosas que hacer en Milos.

Todo acompañado de un porrón de fotos para que podáis apreciar la belleza del lugar.

10 mejores playas de Milos

  • Plathiena
  • Firopotamos
  • Sarakiniko
  • La Mina de Sulfuro (Thiorichia)
  • Tsigrado
  • Papafragas
  • Kleftico
  • Sikia
  • Paliochori
  • Skinopi
Las mejores playas de Milos (Grecia). En la imagen, playa de Tsigrado
Las mejores playas de Milos (Grecia). En la imagen, playa de Tsigrado

Esta es la lista de las 10 mejores playas de Milos, las más bonitas, más remotas y más marchosas.

Cabe mencionar, que las mejores playas de Milos son en general de arena gruesa o piedritas; como la mayoría de las playas del mar mediterráneo.

Plathiena

Playa de Plathiena, una de las mejores de Milos
Plathiena Beach, en estas camas durmimos un par de noches
Atardecer en Milos, en la playa de Plathiena
Atardecer en Milos, en la playa de Plathiena

La playa de Plathiena fue nuestro campamento base durante la estancia. Todas las mañanas nos despertábamos cuando salía el sol y nos poníamos en marcha antes de que llegara la gente.

Es una de las playas más preparadas de la isla: tiene hamacas y sombrillas. Mirando al mar, toda la parte derecha es un muro de piedra, y el fondo marino está lleno de algas entre las que se mueven miles de pececillos. El agua es 100% cristalina, y hay un montón de lugares donde hacer psicobloc.

Por cierto, si hay algún amante de la escalada, os recomiendo el post sobre los 8 mejores pies de gato en calidad-precio, tenemos una lista de los pies de gato ideales para escalar y saltar al mar.

Firopotamos

Amanecer en Firopotamos, en la isla de Milos
Amanecer en Firopotamos, en la isla de Milos
Firopotamos, una de las mejores playas de Milos
Vista de Firopotamos desde la playa, en la isla de Milos

Es un pequeño pueblo de pescadores en el noroeste de la isla, muy cerca de Plathiena. Un lugar super tranquilo, al que llegamos a las 6.30 de la mañana, y donde buceamos durante horas. En toda la isla hay una vida marina muy abundante, y aquí pudimos ver un pez con patas…

Sarakiniko

Cómo llegar a la playa de Sarakiniko, en Milos, Grecia
Cómo llegar a la playa de Sarakiniko, en Milos
Sarakinikos, playa en Milos
Formaciones geológicas de camino a la playa de Sarakiniko, Milos
Playa de Sarakiniko, una de las mejores playas de la isla
Vista de la playa de Sarakiniko, en Milos

Es una playa de piedra blanca, absolutamente impresionante. Nos pasamos el día saltando al agua y buceando. Os dejo las imágenes, porque no sé explicarlo con palabras. A 5 minutos a pie desde la playa, en el lado derecho había un barco grande varado, potenciando el misterio del lugar.

La mina de sulfuro

La "Sulfur MIne" se camufla con la montaña, en la costa este de Milos
La «Sulfur MIne» se camufla con la montaña, en la costa este de Milos
Vista de la playa desde lo alto de la fábrica, en la isla de Milos
Vista de la playa desde lo alto de la fábrica, en la isla de Milos

Nos costó llegar, porque no hay carretera, y de camino vimos a un lugareño subido a un burro; muy cotidiano todo. La mina abandonada estaba en la misma playa, cuya agua era verde.

La Sulfur Mine es un lugar lleno de misterio, en el que arriesgamos bastante subiéndonos a los edificios derruidos y metiéndonos en las minas. La peste a azufre era insufrible y en muchos momentos nos sentimos mareados.

Tsigrado

Cómo llegar a Cala Tsigrado, en Milos, Grecia
Cómo llegar a Cala Tsigrado (Milos)
Playa de Tsigrado, la mejor playa de Milos (Grecia)
Playa de Tsigrado, la mejor playa de Milos

Como playa, es la mejor playa de Milos. Es de arena fina y se puede estar tumbado muy a gusto. El calor es extremo y el acceso «complicado», pero merece la pena. Al entrar al agua los pececillos nos mordían la piel.

Papafragas

La pequeña playa de Papafragas, una de las playas más espectaculas de Milos
La pequeña playa de Papafragas, una de las playas más espectaculas de Milos

Es un desfiladero que termina en una cueva que da al mar. El agua entra hasta dentro, y es muy impactante. Dan ganas de saltar al agua desde arriba, pero es peligroso porque cubre muy poco.

Kleftico

Los acantilados de Kleftiko, la mejor cosa que ver en Milos
Los acantilados de Kleftiko, la mejor cosa que ver en Milos
Nadando en Kléftiko, uno de los lugares turísticos en Milos
Nadando en Kléftiko, uno de los lugares turísticos en Milos
La roca de Kleftiko en Milos, Grecia
La roca de Kleftiko, Milos

Kleftiko es la principal atracción turística de Milos, podriamos decir que es la cosa más especial que ver en Milos. Todo en esta isla es maravilloso, pero el hecho de que solo se pueda llegar en barco le da un toque especial a este conjunto de formaciones rocosas.

A Kleftico llegamos en barco. Compramos el billete para una excursión de día entero por 20 euros y nos llevo a esta maravilla de lugar. Llevo un rato escribiendo el artículo y siento que hace rato que me he quedado sin adjetivos, y es que todo en la isla es sobrecogedor.

Los billetes para Kleftiko se compran en el puerto de Adamas, hay barcos que te llevan hasta allí y algunos ofrecen hasta comida. Es altamente recomendable comprar un pase nada más llegar a la isla; nosotros esperamos casi hasta el último día y conseguimos una plaza in extremis.

Sikia

Uno de los baños más espectaculares, entrando a nado en la cueva a cielo abierto. Una de las mejores cosas que ver en Milos.
Cueva de Sikia en Milos; Uno de los baños más espectaculares, entrando a nado en la «cueva a cielo abierto»

El mismo daytrip que nos llevo a Kleftico nos llevo a Sikia, que pilla de paso. El barco atraca en el mar, y nadando hay que entrar por un pasadizo que parece la entrada a una cueva, y al entrar… ZAS! No hay techo. Cuando crees que no hay más cosas que ver en Milos, la isla te deja sin palabras.

Paliochori

Qué hacer en Milos
Qué hacer en Milos

Es la playa más turística de Milos: bares, música, hamacas, chicos de gimnasio, chicas de plástico, etc. Es un lugar divertido, hay actividades y cosas que hacer, y el entorno es precioso.

Skinopi

Amaneciendo en Skinopi, Milos
Amaneciendo en Skinopi, Milos

Es un precioso pueblito de pescadores que tiene un puñado de casas horadadas en la montaña. La carretera para bajar tiene una pendiente muy pronunciada, y no fue fácil subirla con el coche.

Aquí pernoctamos una de las noches, y un amable pescador nos permitió acomodarnos en la entrada de su casa. Para que os hagáis una idea de lo remoto del lugar, el pescador dejaba las llaves del coche puestas durante la noche; confiaba en que nadie se lo robaría.

Cómo llegar a Milos (Grecia)

Cómo llegar a Milos; Ferry Atenas-Milos, 6 horas
Ferry Atenas-Milos; 6 horas de calor

Nosotros llegamos a Adamas, el puerto principal de Milos, en barco desde Atenas. Fue un viaje caluroso que duró 6 horas (los hay más cortos, pero son más caros).

Os recomiendo utilizar algún buscador de ferrys que funcione bien en Grecia. Los horarios y frecuencias cambian constantemente, por eso, lo mejor es consultar el buscador.

Transporte en Milos

Nuestro transporte en Milos, cómo moverse en Milos
Nuestro transporte en Milos

Las principales atracciones turísticas que ver en Milos están desperdigadas por toda la isla, y el acceso a algunas de ellas no está ni asfaltado. Pese a que existen los autobuses de línea en Milos, que conectan los principales destinos de la isla, circulan con muy poca frecuencia.

Por ello, alquilar coche en Milos es una grandísima idea. Alquilar una moto o alquilar un quad son muy buenas ideas también, cuál elegir depende del gusto de cada uno.

Nosotros, una vez desembarcamos en Adamas, nos acercamos a una compañía de alquiler de coches que vimos nada más bajar del barco, y alquilamos un Chevrolet Matiz; un pobre coche que apenas podía con los cuatro integrantes del grupo y nuestros respectivos mochilones.

La mitad sur y el este de la isla no están asfaltadas, y la señora de la tienda de alquiler nos desaconsejo/prohibió meter el coche por esa zona, pero no le hicimos mucho caso…

Qué hacer en Milos de noche

Qué hacer en Milos de noche. Vida nocturna en Milos
Qué hacer en Milos de noche

La vida nocturna de Milos es bastante tranquila. Hay bares, restaurantes, música y planes para todos los gustos. Pero, como el turismo en pareja es preponderante, la mayoría de bares en Adamas (Milos) tienen ambiente de parejita feliz.

La mayoría de los bares en Milos se concentran en Adamas, la capital, que alberga el puerto. Pero, como el turismo se está expandiendo, cada vez en hay más bares en otros lugares.

Dónde dormir en Milos (Grecia)

Existen un montón de posadas con encanto para parejas esparcidas por la isla. Si tienes coche, quad, moto o cualquier otro medio de transporte, no tienes porque buscar alojamiento en Adamas. Aunque, como ya hemos comentado, es allí donde se concentran la mayor parte de las cosas que hacer en Milos de noche.

Nosotros pasamos una semana en Milos sin alojamiento, y no tuvimos ningún problema para dormir en sus playas. Como llegamos por la tarde, nos dirigimos a Plathiena, una playa en el noroeste de la isla en el que encontramos hamacas donde poder dormir y un depósito de agua dulce para beber y ducharnos; ¡todo un acierto!

Mejor época para viajar a Milos

Mejor época para viajar a Milos
Iglesia cristiana ortodoxa típica de las islas griegas
Pueblo de Milos
Pueblo de Milos

La mejor época del año para viajar a Milos va de mediados de mayo a mediados de octubre, aproximadamente. Como es obvio, la temporada alta en Milos es en verano, en los meses de julio y agosto; cuando hace más calor y cuando hay más turismo.

Lo ideal es viajar a Milos en junio o viajar a Milos en septiembre, época en la que hay menos turistas y no hace demasiado calor. Antes o después de esas fechas el clima caluroso playero no está asegurado, y, como ya sabéis, las playas son la principal cosa que ver en Milos.

Conclusiones sobre el viaje a Milos

Hay mucho qué ver y que hacer en Milos (Grecia)
Hay mucho qué ver y que hacer en Milos (Grecia)

Creo que no he sido capaz de transmitir lo impresionante que es esta isla de Grecia, porque no hay palabras para describirla. He recomendado a 7 personas que visiten la isla, y todas han vuelto alucinadas y con ganas de repetir.

Las mejores playas de Milos no tienen nada que envidiar a las mejores playas de Maldivas, ni a las mejores playas de Brasil.

Ah! se me olvidaba deciros que es más que recomendable llevar gafas y tubo para poder bucear y disfrutar de los fondos marinos. Y si sois de los que os gusta salir a tomar algo por la noche, en Adamas hay bares con música por la noche, casi todos llenos de parejas jóvenes.

Si os hace falta una toalla de viaje, os dejamos nuestro post con las mejores toallas de viaje. Tenemos la selección de las mejores toallas para viajeros de Amazon.

Mi primer 3.000 en los Pirineos

Conducir hasta Francia, llegar de noche, dormir poco y levantarte antes de que salga el sol: la motivación es la leche, no hay cansancio que pueda con ella. Los primeros rayos de sol hicieron acto de presencia cuando empezábamos a dar los primeros pasos hacia mi primer 3.000 en los Pirineos, los picos del Gabieto.

Era la segunda vez que iba a la zona del Circo de Gavarnie, así que el punto de partida ya me lo conocía: desde el Col de Tentes hasta Bujaruelo (frontera entre España y Francia). Ese trocito de trayecto lo hicimos en compañía de montañeros que se disponían a coronar las cumbres de la zona, pero yo estaba con mi padre, un montañero empedernido que necesita explorar vías alternativas (dice que cuando va por las rutas convencionales se siente como paseando por la Gran Vía de Bilbao), así que pronto nos desviamos, y en las siguientes 6 horas nos topamos tan solo con tres seres humanos, que, obviamente, no seguían nuestra ruta.

Desde el punto en el que nos desviamos, cruzamos unas praderas en las que vimos un sarrio, subimos la Forqueta, y bajamos hacia el valle de Escuzana, que no se dejó conquistar fácilmente: la pendiente es muy pronunciada, y la piedra está tan podrida que se deshace a cada paso.

Subiendo por Escuzana
Subiendo por Escuzana

Hasta aquí todo fueron risas. Hacía un día precioso y las vistas eran espectaculares, además ya casi veíamos la cima del que iba a ser mi primer 3.000, el Gabieto, y en mi cabeza lo primero que pensé fue «esto ya está hecho; chupado». ¡No os hacéis ni idea de lo equivocado que estaba!

Con el chute de energía que da el ver que la cima está cerca nos dispusimos a subir por el único camino posible que vimos, una escalada que a priori parecía fácil. Resultó no serlo tanto, la pared estaba destrozada, y se soltaban trozos de piedra continuamente. Lo jodido del asunto es que había que subir pequeñas paredes verticales a las que seguían grandes fosos, y si fallabas te esperaba la muerte: sin paliativos. En un momento dado de la escalada, mi padre, que me precedía, sintió que la roca en la que tenía el pie apoyado estaba a punto de caerse, me pidió que me apartara y un pedazo de roca rectangular de medio metro de largo y unos veinte centímetros de ancho cayó a plomo con un estruendo impresionante arrastrando consigo medio monte. Todo un espectáculo, trozos grandes y pequeños de piedra saltaban por los aires precipitándose al vacío. Olía a quemado, supongo que por la fricción de las piedras al caer, y decidí darme la vuelta para buscar una vía alternativa. Mi padre ya no tenía manera de bajar sin jugársela, así que prosiguió con la escalada. Lo único bueno de este tramo de pesadilla fue que vi una flor de las nieves, también conocida como Edelweiss.

Por cierto, si alguno quiere hacer el tramo de escalada utilizando pies de gato, os recomiendo el post de los 8 mejores pies de gato baratos en calidad-precio que se pueden comprar en Amazon.

La flor de las nieves: edelweiss
La flor de las nieves: edelweiss

Al volverme bajé hasta el lugar en el que un cuarto de hora antes había estado pensando «esto está hecho»… menudo iluso. Tenía que encontrar la manera de llegar a la cima, así que me tiré por una pedriza casi vertical y baje como pude hasta el valle de abajo. Había perdido mucha altura, y ahora tenía que hacer un mayor esfuerzo para llegar a la cima: me acerqué hasta la base del monte, escalé una pequeña pared y enfilé una cornisa ascendente con la esperanza de que me llevase hasta la cima. Estaba exhausto por el esfuerzo extra, y empezaba a notar que ni los músculos ni la respiración funcionan al 100% a esa altura, así que empecé a contar mis pasos: daba 100 pasos y me paraba a descansar un minuto antes de reemprender la ascensión.

Subí y subí hasta que llegó un punto en el que veía a lo alto que la cornisa se acababa, yo estaba destrozado, fatigado, cansado, y rezaba para que no se tratase de un camino falso. Al llegar al final de la cornisa, vi que estaba en lo más alto, que apenas había monte por encima de mí, a mi derecha a pocos pasos estaba la cima, y a mi izquierda me encontré a mi padre terminando la escalada. Anduvimos unos pocos metros y coronamos la cima: éxito.

Llegando al Gabieto Occidental (3.035 metros)
Llegando al Gabieto Occidental (3.035 metros)

Los dos notábamos el esfuerzo, así que comimos algo para recuperar fuerzas y seguimos, el próximo objetivo era el Taillón. Mi confianza estaba ya algo mermada, y no veía nada claro el camino que mi padre quería seguir, me estaba planteando bordear todo el monte para subir por la otra cara del monte, pero al final no resultó ser tan difícil como parecía en un principio, y llegamos a la Punta Turenne desde donde atacamos la cima del Taillón. Cabe decir que el camino no está del todo claro en ningún punto de la ruta, y mi padre se metió en otro berenjenal, pero por suerte salió ileso.

Vista del Circo de Gavarnie desde el Pic du Taillon
Vista del Circo de Gavarnie desde el Pic du Taillon

Desde la cima del Taillón, la bajada fue un auténtico paseo, el paisaje es espectacular, y el camino, además de estar perfectamente señalizado carece de dificultad. Bajando, llegamos a la Brecha de Rolando, una imponente apertura en la roca por la que encaramos la bajada hacia el refugio de Sarradets. En la bajada, inventamos un revolucionario método de esquiar sin esquís, y buscamos una manera alternativa de cruzar la cascada que corta el camino. Como me sentía con fuerzas bajé corriendo hasta el coche.

Bréche de Roland
Bréche de Roland

Refugio de Sarradets
Refugio de Sarradets

Una grandísima experiencia, que no recomiendo a nadie 🙂

Aventura en Karhunkierros, la Ruta del Oso en Laponia

Karhunkierros es la ruta de senderismo más famosa de Finlandia: «Karhu» significa oso en suomi, y «kierros» ronda o anillo. Aunque no conozco testimonios de nadie que se haya encontrado con un oso por la zona, el paisaje es espectacular y la ruta tiene todos los ingredientes necesarios para una aventura sin excesivo riesgo.

La ruta de 80 kilómetros que comienza en Hautajärvi y termina en Ruka, transcurre íntegramente entre los bosques del Parque Nacional Oulanka, paralela a la frontera de Finlandia con Rusia. Dado que parte de la Ruta del Oso se sitúa en el círculo polar ártico, la época ideal para hacer la Ruta del Oso es el verano; cuando el paisaje está verde y las temperaturas son suaves. El Ministerio Forestal de Finlandia (sí, tienes un ministerio solo para eso, y es que en Finlandia no hay más que lagos y bosques) ha acondicionado Karhunkierros con carteles que indican el camino cada kilómetro, con pasarelas y puentes para facilitar la accesibilidad cuando hay que cruzar ríos, y con cabañas donde se puede pernoctar e incluso hacer fuego.

Nosotros fuimos a Finlandia en abril y no quisimos marcharnos sin haberlo intentado, así que nos echamos los mochilones a la espalda y empezamos a «caminar» por el Karhunkierros.

Nuestra aventura en los bosques de Laponia

Llegamos bastante tarde a Hautajärvi, donde comienza la Ruta del Oso, porque veníamos desde Rovaniemi en coche y, aparte de que no hay autopistas ni vías rápidas en el norte de Finlandia, los últimos 30 kilómetros los hicimos por una carretera de hielo. ¡Sí, como esas de los rallys!

Sobre las 4 de la tarde comenzamos la caminata hacía la primera cabaña cubierta del trayecto, la de Savilampi, que se situaba a 14 kilómetros de nuestro punto de partida. Teniendo en cuenta que aun nos quedaban cuatro horas y media de sol, pensamos que no había motivo para preocuparse; además el camino estaba señalizado.

En cuanto pusimos el primer pie en la ruta nos dimos cuenta de que aquello no iba a ser tan fácil. Había muchísima nieve, y era imposible mantener un ritmo constante, ya que no parábamos de hundirnos hasta la cadera. Aparte de las dificultades para andar, parecía que no había manera de perderse, porque el camino estaba más o menos claro, y porque seguíamos en todo momento el rastro de una moto de nieve, que suponíamos que era de alguien que había realizado el trayecto.

Todo aceptable hasta que llegamos a este punto:

Humedal Congelado

Un humedal, o un río helado. La huella de la moto lo atravesaba por encima, y ahí perdimos el camino. Tras varias vueltas e intentos fallidos, tirando de orientación, guiados solo por un mapa que parecía de dibujos animados y el Google Maps sin Internet, conseguimos retomar el camino y llegar a un cobertizo abierto, en el que posteriormente decidimos pasar la noche.

Cobertizo al aire libre
Cobertizo al aire libre

Intentamos seguir el camino, pero empezó a anochecer, perdíamos la ruta continuamente y aun estábamos lejos de llegar a la cabaña de Savilampi, nuestro Plan A hacía aguas. Así que nos vimos obligados a improvisar un Plan B y quedarnos en el cobertizo a dormir. Llegamos con el cuerpo caliente de tanto pelearnos con la nieve, y yo me empeñé en mantener dicho calor a sabiendas de que la noche no iba a ser nada cálida, así que hicimos fuego, metimos nieve en un recipiente, y la derretimos para hacer té (como anécdota, cabe decir que la nieve tenía hojas de pino y que para filtrarlas usamos un calcetín, uno sudado, claro).

Cenamos y nos fuimos a dormir, mi saco no era de alta montaña, ya que tenía pensado dormir en una cabaña bien cubierto y al lado del fuego, así que el saco que tenía no era recomendable para temperaturas inferiores a +5ºC. Aquella noche la temperatura cayó a -15ºC. No fui el peor parado de la expedición, de los cuatro que fuimos, dos eran pareja, y sus sacos eran de verano, así que se metieron los dos en el mismo saco y se pusieron el otro saco y las chamarras por encima. Esa noche, a -15ºC, en un cobertizo al aire libre rodeado de nieve tuve una de las sensaciones más placenteras de mi vida; algo se removió dentro de mi.

Río helado
Río helado

El siguiente día amanecimos pronto y nos encontramos todo congelado: el agua de las cantimploras, las botas que estaban húmedas, la fruta, las salchichas… hasta el calcetín que usé para filtrar el té estaba tieso. Algunos miembros del grupo quisieron volver al coche, y decidimos volver en grupo, Karhunkierros acabó para nosotros.

[relatedkingpro show=»4″ images=true width=»295″ height=»180″ placeholder=false]

Lugares con encanto y actividades lúdicas en Finlandia

Viajamos a Finlandia en abril. Era arriesgado, porque el tiempo puede jugar malas pasadas aún, aunque para los fineses a partir del 1 de abril ya es temporada de verano: pueden correr a 120Km/h por las autovías y los neumáticos de invierno dejan de ser obligatorios. Recorrimos todo el país en coche, desde los archipiélagos del báltico en el sur hasta el círculo polar ártico en el norte, cruzando un sinfín de bosques de coníferas y lagos helados; entendí por qué lo llaman «el país de los mil lagos».

2014-04-08 00.48.10Finlandia es un país en el que el paisaje no varía apenas entre el norte y el sur, todo está cubierto de pinos y hay lagos por todas partes. Esto no quiere que decir que no haya rincones especiales en Finlandia, de hecho, los hay, y muchos.

Salto de esquí en Lahti

2014-04-04 09.37.24

Finlandia es un país con mucha nieve pero muy llano, así que les falta uno de los dos ingredientes necesarios para esquiar. Pues ellos no tienen ningún problema, a falta de laderas buenas son tres rampas como estas que encontramos en Lahti. Desde luego, hay que tener agallas para tirarse desde ahí arriba.

Lo curioso es que en la base del salto más alto, hay una piscina olímpica que abren en verano.

Storpellinge y el archipiélago del sudeste

DSC_6375

DSC_6440DSC_6328DSC_6390

 

 

 

 

 

Las islas del sudeste conforman un archipiélago en el que se pueden encontrar algunos de los rincones más especiales de Finlandia. Son islas pequeñas que están casi deshabitadas, y algunos fineses frecuentan como lugar de veraneo. En abril aun había zonas del mar báltico que estaban congeladas en la orilla, pero el día que fuimos fue muy soleado y, pocas cosas relajan más que el contraste del agua gélida y el calor del sol.

Es curioso que para llegar a la isla de Storpellinge hay que meter el coche en una barcaza que cruza de una orilla a otra.

Porvoo

DSC_6479

Es un pueblito a 45 minutos al este de Helsinki. El caso antiguo es muy bonito, y conserva el estilo clásico de las fachadas de colores y algunas son hasta de madera.

eje de trenEl río bordea la ciudad y hay zonas adaptadas para el baño, casas con acceso directo al río, bares con terrazas y hasta una mini-playa.

Otro de los atractivos de Porvoo es un estación de trenes, que hoy en día está en desuso y abandonada, pero que conserva trenes antiguos estacionados en la parte de atrás. Yo aproveché para ejercitarme como podéis comprobar en la foto de la derecha.

Karhunkierros, la Ruta del Oso en Laponia

Es la ruta más famosa de Finlandia en cuanto a senderismo se refiere. La ruta del oso es el lugar idóneo en el que vivir un aventura de varios días apta para todos los públicos, pero solo recomendable en verano, ya que se encuentra en el círculo polar ártico.

Hemos contado nuestra aventura por el Karhunkierros en este post.

El Wildlife Park de Ranua

oso escalando árbolEl zoo de Ranua está a una hora en coche de Rovaniemi, y en el se pueden ver todos los animales que habitan en Laponia, desde búhos y renos hasta osos. No me siento muy a gusto con el hecho de que tengan animales en cautividad solo para nuestro entretenimiento, pero he incluido esta actividad en el post por lo siguiente.

Si hacéis clic para sobre la foto de la izquierda para ampliarla (lo siento por la calidad de la foto, está sacada a prisa y corriendo para inmortalizar el momento), veréis que es un oso pardo subido a un árbol, a una altura de unos 6-8 metros: ¡A-LU-CI-NAN-TE!

Aparte del oso trepador hay un montón de animales interesantes en el parque, pero como ya he comentado, queda un sentimiento agridulce al salir de un lugar de este tipo.

La magia de Laponia: Sauna y nieve, el contraste ideal

Aun más bestia que el contraste que tuvimos al bañarnos en el gélido báltico y ponernos sobre una roca al sol. En nuestra estancia en Rovaniemi, en Laponia, nos hospedamos en una casita pequeña pero muy acogedora, y como casi todas las casas en Finlandia, esta también tenía sauna. Aprovechamos que en la calle había nieve para exportar y así que pudimos asarnos en la sauna para acto seguido salir y rebozarnos en la nieve mientras tomábamos una cervecita. Todo esto con temperaturas bajo cero.

La segunda noche que hicimos esto vimos una aurora boreal, fue bastante débil, pero es una cosa mágica.

Excursión de día desde Helsinki a Tallin

DSC_5933

No está en Finlandia, pero es fácilmente accesible desde Helsinki. La capital de Estonia es una visita de rigor si estás por la zona de Helsinki y puedes tomarte un día entero. Lo contamos todo sobre la excursión en este post.

Conclusión

Exceptuando los lugares mencionados en este post, y alguno más que se nos ha escapado o no hemos tenido tiempo de visitar, Finlandia es un país bastante monótono, sin excesiva diversidad en cuanto al paisaje se refiere. Pero eso no quiere decir que no se pueda disfrutar a tope en Finlandia; cualquiera de la infinidad de lagos que hay es un buen lugar para relajarse y despreocuparse; esa es la magia de Finlandia, el país de los mil lagos.

[relatedkingpro show=»4″ images=true width=»295″ height=»180″ placeholder=false]

Tallin, en ferry desde Helsinki

Tallin es la capital de Estonia, una ciudad pequeña y acogedora situada en la costa báltica, y que conserva a la perfección sus características medievales. Lo separan de Helsinki 82 kilómetros de mar, que se cubren en dos horas de ferry por el módico precio de 20 euros. Si estáis por Helsinki de turismeo, definitivamente tenéis que visitar Tallin.

Tan solo pasamos un día en Tallin, pero es una ciudad que cautiva por su autenticidad. Fuimos en abril, cuando estábamos de tour por Finlandia, y fue todo un acierto el tomarnos un día para cruzar el estrecho en ferry y entrar en Estonia. No hace falta pasaporte, ni visa de ningún tipo para los ciudadanos de la Unión Europea, ya que Estonia es de la Unión desde el año 2006.

Al salir del ferry había un montón de taxis esperando para transportar a los viajeros, pero se puede llegar a la Ciudad Vieja caminando 10 minutos. Tallin es una ciudad en la que suele hacer frío, pero bien abrigados estuvimos perfectamente.

¿Qué ver en Tallin?

La Ciudad Vieja es el mayor atractivo de la capital, está perfectamente delimitada por sus murallas y se puede pasear tanto por el interior como por el exterior de los muros. Las calles están adoquinadas y las fachadas coloreadas. Lo más recomendable es callejear «parriba y pabajo». Se puede andar por algunas zonas de la muralla, se puede subir a la torre de la iglesia para contemplar las vistas, ir a la plaza principal para ver el imponente ayuntamiento, etc.

DSC_5822

Uno de los imprescindibles de Tallin es la farmacia de la Plaza Mayor. Se trata de la farmacia más antigua de toda Europa, abierta en 1422 y que aún a día de hoy sigue en funcionamiento y manteniendo su esencia. Se puede entrar aunque no se quiera comprar nada, solo para verlo por dentro.

2014-04-04 01.41.09
El «trono» del Olde Hansa

Otro imprescindible, en mi opinión, es el Olde Hansa, un lugar en el que vivir una experiencia medieval completa, con comidas y bebidas de la época como la cerveza con miel. Hay música medieval en vivo, los camareros y las camareras visten con trajes del medievo, y hasta el baño es medieval.

Fuera de las murallas de la Ciudad Vieja, subiendo un poco la ladera, está el barrio de Toompea. Un lugar lleno de colorido, muy tranquilo, y donde se pueden ver la catedral ortodoxa Alexander Nevski, el Parlamento de Estonia, y la iglesia de la cúpula, Toompkirik, que es la que da el nombre al barrio.

La vuelta a Helsinki

Mi compañero y yo estábamos reventados tras la paliza que nos dimos moviéndonos por toda la ciudad. Se nos fue un poco la hora, y tuvimos que correr hasta el ferry, al que subimos «sobre la bocina». Ah! no os hemos contado que por la mañana perdimos el ferry que teníamos de Helsinki a Tallin a las 8 de la mañana, ya que estuvimos un buen rato atrapados en el denso tráfico matinal de Helsinki… y tuvimos que comprar otro billete: ZAS!

Bueno, pues a la vuelta apuramos bastante nuestra estancia en Tallin y tocó correr de nuevo. Al entrar al ferry, aquello parecía una discoteca: gente bebiendo en todas partes, música a tope… y es que en Finlandia es muy caro el alcohol por todas las tasas que tiene, y los fineses aprovechan las escapadas al país vecino para volver con suministros de alcohol.

Fotos de Tallin

2014-04-03 15.54.23
Exterior de la muralla medieval

2014-04-04 01.41.15
En la Farmacia más antigua de Europa

DSC_5842
Paseo por la muralla

2014-04-03 13.28.56
Barrio de Toompea

[relatedkingpro show=»4″ images=true width=»295″ height=»180″ placeholder=false]

Belgrado, la capital de la antigua Yugoslavia

Belgrado, ex capital de Yugoslavia, es sin duda la ciudad más moderna de Serbia. Si visitas solo Belgrado, no sabes qué es Serbia, porque Belgrado no tiene nada que ver con el resto del país; es como un oasis del capitalismo en medio de un país completamente empobrecido. La capital de la antigua Yugoslavia todavía conserva las cicatrices del bombardeo de 1999.

Veníamos de pasar el día en Sarajevo, y llegamos de noche a Belgrado. Nuestro hostal era un barco en el Danubio: todo un lujo. Nos costó localizar el hostal, lo que nos permitió recorrer la ciudad de noche, disfrutando de los edificios iluminados y la vida callejera. Aunque algunos digan que Belgrado no tiene muy buena pinta, a mi me pareció una ciudad genial.

Hostal sobre el río Danubio, en la ex capital de Yugoslavia
Nuestro hostal sobre el Danubio

Al día siguiente, hicimos todo tipo de actividades en Belgrado; dimos un paseo por la ciudadela, pudimos visitar el museo nacional, nos acercarnos a la tumba de Tito (ideólogo y secretario general de Yugoslavia), comimos souvlaki, salimos a escuchar música en directo, beber rakia, etc.

No tengo mucho más que contar sobre Belgrado, así que os dejo estas fotos para que disfrutéis.

Museo de la guerra en la ciudadela de Belgrado, capital de Serbia, anteriormente capital de Yugoslavia
Museo de la guerra en la ciudadela de Belgrado

Placa en cirílico en las calles de Belgrado; capital de Serbia, anteriormente capital de Yugoslavia
Placa en cirílico en las calles de Belgrado

El Souvlaki, una comida de los balcanes
El Souvlaki, una comida de los balcanes

Callejeando por Belgrado, capital de Serbia, y, anteriormente capital de Yugoslavia
Callejeando por Belgrado

Iglesia Ortodoxa en Belgrado
Iglesia Ortodoxa en Belgrado

Secuelas del bombardeo de 1999 en Belgrado
Secuelas del bombardeo de 1999 en Belgrado

 

Un día en Sarajevo

Sarajevo es una preciosa ciudad rodeada de montañas. La capital de Bosnia-Herzegovina es realmente bonita, era la primera vez en mi vida que veía tantas mezquitas juntas, y eso junto con las plazoletas y las calles del bazar me dejaron prendado. Tuvimos solo un día para verla y nos tuvimos que desviar bastante de nuestro camino para verla, pero sin duda mereció la pena.

Salimos de Prijepolje, Serbia, pronto por la mañana, y llegamos a Sarajevo al mediodía. Por el camino, aunque había niebla, vimos paisajes sobrecogedores. Como de costumbre, no había autovía, y las carreteras transcurrían por enormes laderas y desfiladeros, cruzando túneles picados a mano y que en vez de iluminación artificial tenían aperturas en la parte del precipicio para que entrase la luz. Un espectáculo total.

En la frontera entre Serbia y Bosnia-Herzegovina tuvimos una pequeña charla con el agente serbio, de la cual salimos airosos gracias a mi amigo Maks y sus habilidades sociales, pero con el agente bosnio no hubo tanta suerte, y tuvimos que pagar un pequeño soborno además de la «tasa ecológica» que tienen que pagar todos los extranjeros que entren en coche.

La llegada a Sarajevo fue impresionante, condujimos durante horas por paisajes insólitos hasta que de repente, apareció Sarajevo ante nuestros ojos. Sin previo aviso, como si hubiese aparecido de la nada, y es que la ciudad está rodeada de montes y naturaleza.

La ciudad me enamoró desde el primer momento, ya estaba sobrecogido por el efecto sorpresa, pero el ambiente bohemio y la mezcla de culturas del lugar terminaron por engancharme del todo.

Café turco
Café turco

Es una ciudad con mucha historia, en la que aun a día de hoy se pueden ver las marcas de las balas en las fachadas, y los edificios derruidos. Pero todo esto no hace más que alimentar el halo de misterio que rodea el lugar. Sarajevo está repleta de mezquitas que dan forma a su skyline, sus estrechas calles están llenas de tiendas con productos de alfarería y metal trabajado; una pasada.

Disparos en Sarajevo
Balazos en las fachadas

La mezquita central de Sarajevo
La mezquita central de Sarajevo

El bazar
El bazar

2013-11-01 14.35.35
Sopa típica de los Balcanes

Una vez más me quedo sin palabras para describir lo que sentí en aquel lugar, ni siquiera las tiendas para turistas que venden balas y demás restos de la guerra desdibujan su autenticidad.

[relatedkingpro show=»4″ images=true width=»295″ height=»180″ placeholder=false]

En la Serbia profunda: Prijepolje

Prijepolje es un pequeño pueblo al sur de Serbia, a pocos kilómetros de la frontera con Montenegro. Vinimos hasta este lugar remoto de Serbia porque mi amigo y acompañante de viaje tiene familia aquí. A primera vista, parece un pueblo en el que no hay nada de nada, pero las apariencias engañan, el verdadero valor de Prijepolje está en sus gentes.

Llegamos hasta Prijepolje en coche desde Novi Sad, 292 kilómetros. ¿Fácil no? Yo siempre calculo que puedo recorrer aproximadamente 100 kilómetros en una hora, así que pensé… «Serán algo menos de 3 horas». Tardamos todo el día en llegar: no hay autopista. En Serbia hay una sola autopista (que está en mal estado y sin terminar del todo) que recorre el norte del país juntando las tres ciudades principales. Así que, desde Novi Sad hasta Prijepolje pudimos disfrutar del hermoso paisaje y las carreteras llenas de curvas y parches. Fue realmente interesante el viaje, ya que pudimos ver cómo es Serbia de verdad. ¿Y cómo es de verdad? Pues, pobre. La mayoría de las casas están hechas a mano, y como no es algo imprescindible, no tienen fachada, el ladrillo está al desnudo. Hay señoras en burro por las carreteras, tractores de hace 40 años y demás cosas que te puedas imaginar.

Un alto en el camino
Un alto en el camino

La experiencia en Prijepolje

Nos alojamos en casa de unos familiares de mi amigo Maks, eran tres en casa: marido, mujer e hijo. La casa estaba construida por el marido, ¡y tenía fachada!

Nada más llegar nos ofrecieron café (que en Serbia se toma a todas horas) y comida. Mi amigo y su novia me hacían de interpretes para poder comunicarme con la familia, y estuvimos charlando hasta que nos fuimos a dormir. A mi me dejaron una habitación en la que había dos camas, y a Maks y su novia una habitación con cama de matrimonio, lo que significa que la familia entera se hacinó en una sola habitación para darnos más espacio a nosotros.

Los días que pasé allí fueron muy especiales, Serbia está geográficamente situado en Europa, y rodeado de países de la Unión Europea, pero la realidad que se vive allí es muy distinta: están aislados. Son súper amables, se come de escándalo, y aprendí muchísimo de su forma de pensar. Hace casi quince años que se acabó la guerra en los Balcanes, y no olvidan que la OTAN bombardeó su país, no les gusta lo americano, y sienten un gran aprecio hacia Rusia.

Además, esta zona en concreto tiene un problema añadido, y es que hace veinte años, la población musulmana de Prijepolje representaba el 10% del total, y a día de hoy representa el 50%. Para los serbios es un duro golpe, ya que ellos consideran que Kosovo es el lugar originario de la etnia de los serbios, y han perdido ese territorio porque los albaneses (musulmanes) que se instalaron en la zona se han reproducido a un ritmo bestial hasta convertirse en mayoría. Exactamente la misma dinámica que se vive en toda esta zona, porque los musulmanes tienen de media 7 hijos por mujer, mientras que los serbios no llegan a tener 2.

De todas formas, los serbios están muy orgullosos de ser serbios, y defienden su país por encima de todo. Creen que su país es de lo mejor que hay, y mi opinión sobre esto es que el orgullo es lo único que les queda, porque Serbia se ha quedado (o la hemos dejado) realmente atrás en todos los aspectos.

Anécdotas de Prijepolje

Hay varias pequeñas anécdotas: que cuando los chavales me intentaban enseñar serbio era total y absolutamente incapaz de pronunciar correctamente (al final lo conseguí), o que todos flipaban con mi iPhone 5, pero la anécdota principal es de la noche que salimos de fiesta.

Visión nocturna
Visión nocturna

Una noche salimos a tomar algo, a un bar. Íbamos Maks y su novia, el primo y la prima de Maks, la novia del primo de Maks y yo. Seis personas que nos metimos en un bar y comenzamos a beber rakia. En Serbia son muy hombres, y les gusta demostrar su hombría, yo tampoco me quería quedar atrás, así que empezamos a beber y a beber, a invitarnos los unos a los otros y el barman no paraba de sacarnos jarras de rakia que nos encargábamos de beber chupito a chupito. Bueno… la cosa terminó conmigo bailando encima de un coche y unos jóvenes viniendo a pegarnos. Yo no recuerdo nada de nada, pero eso es lo que me contó mi amigo, ¿será verdad?

En una aldea típica de Montenegro: Obarde

Obarde está en Montenegro, pegado a la frontera con Serbia, y es una aldea típica de la zona de los Balcanes con casas de madera de un diseño realmente característico. Dicen que el agua de esa aldea tiene propiedades curativas, y yo que soy de lo más escéptico me lo creo, ¿por qué?

Llegamos a Obarde en coche desde Prijepolje, fuimos a visitar al hermano del abuelo de Maks, que vive con su mujer en una cabaña hecha por él mismo y que no tiene demasiadas comodidades, para que os hagáis una idea, el baño está fuera. Pero fuera de verdad.

2013-10-31 14.37.55

Fuimos en el coche de los familiares serbios, porque el coche tiene matrícula serbia y porque es conocido para los guardas de la frontera. Aun así, tuvimos problema, y es que al entrar en Serbia te dan un papel que te tienen que ir rellenando allí donde te quedes a dormir. Nosotros no estuvimos en ningún hotel, estábamos hospedados en casa de familiares de mi amigo Maks, así que tuvimos que escuchar la bronca del guarda fronterizo: un maromo de la leche que intimidaba bastante.

En la aldea hay unas pocas casas, un pequeño cementerio y la famosa fuente curativa. Aun así Obarde es un lugar con mucha historia, durante las guerras mundiales todo tipo de tropas cruzaron la zona, y utilizaban el poblado como campamento de vez en cuando. Decía el abuelo que los alemanes fueron muy educados y respetuosos, pedían comida y bebían de la fuente, no más, pero que los italianos eran unos chulos que menospreciaban a los lugareños.2013-10-31 13.33.40 2013-10-31 13.35.00 2013-10-31 13.38.12

La cabaña en la que viven actualmente tiene corriente eléctrica, pero la anterior cabaña, que está unos 10 metros más abajo y que estuvo habitada hasta hace unos veinte años, aunque era más grande no tenía ni luz ni agua corriente.

Como en todos los lugares de la zona, la hospitalidad era total, y nos dieron de comer todo tipo de manjares hechos en casa: aquí no conocen el supermercado.

2013-10-31 14.40.48

El agua curativa de la fuente de Obarde

Soy bastante esceptico, pero realmente creo que el agua del pueblo tiene propiedades curativas. Dos fueron las razones; una, la piel de la abuela, era una persona que había trabajado con las manos toda la vida, y tenía la piel de las manos más suave y tersa que una quinceañera, sin ninguna mancha, la otra razón es que el abuelo se había cortado el dedo gordo de la mano con el acha un mes antes de que nosotros fuésemos (cortado de que el dedo le colgaba de un trozo de piel), y tras solo 30 días apenas había rastro de la cicatriz y la única secuela era la uña que estaba partida en dos y faltaba el trozo central. Impresionante, ¿no?

Yo al lado de la fuente intentando recuperarme de la resaca
Yo al lado de la fuente intentando recuperarme de la resaca

[relatedkingpro show=»4″ images=true width=»295″ height=»180″ placeholder=false]