En julio de 2004, yo tenía 12 años. Llevaba un año cantando en el coro Kantika Korala de Leioa, y este era el primer viaje importante que hacía sin mis padres: una cosa es ir a la vuelta de la esquina de campamento con el colegio, y otra muy distinta tomar dos aviones para aparecer en…