Annapurna circuit trek

El Trekking del Annapurna

El Annapurna Circuit Trek o Trekking del Annapurna, es una de la rutas de trekking más conocidas en Nepal; el circuito rodea la sierra del Annapurna, y cruza el paso más alto del planeta, el Thorung La Pass (5.416m). El paisaje varía desde los verdes valles del inicio hasta el desierto de las alturas, manteniendo en todo momento la grandeza, lo imponente, que sólo en la cordillera Himalaya se puede encontrar.

No hay un número estipulado de días para realizar el trek, cada persona debe ajustar el número de días y el esfuerzo diario, en función de sus capacidades físicas. Además, hoy en día no hay por qué hacer los 220 kilómetros del recorrido a pie, hay vehículos todoterreno que hacen de taxi. La Lonely Planet sugiere completar el circuito en 14-17 días, pero nosotros pasamos en total 9 días dentro del Annapurna Conservation Area, y en este post os contamos cada etapa del trekking.

Podéis encontrar en el enlace información sobre cuándo hacer el trekking, qué llevar en la mochila, cómo conseguir los permisos, cómo llegar al punto de inicio y demás preparativos.

Día 1: Besisahar-Tal

IMG_1298

Cambiando la rueda “nepali style”

El autobús público nos dejó en Besisahar, justo delante de la oficina en la que hay que sellar el permiso de entrada al Annapurna Conservation Area. Allí mismo, aparcados, hay unos cuantos vehículos todoterreno que los lugareños llaman “Jeep”, y que son, básicamente, los taxi del monte. El pueblo más lejano que se puede alcanzar en Jeep es Chame (2.700m), pero nosotros decidimos subir hasta Chamche (1.385m), ¿Por qué? Porque desde que se ha ensanchado el camino del trekking, hay vehículos subiendo y bajando constantemente; el camino es angosto, y cada vez que los trekkers se cruzan con los todoterreno y los camiones tienen que pararse y apartarse. Además, están construyendo una central hidroeléctrica a medio camino. Llenamos el Jeep con 10 personas, y pagamos 1.000 rupias nepalíes por persona, para cubrir los 30 kilómetros que separan Besisahar de Chamche en 2:30 horas. Cabe decir que se nos pinchó una rueda al subir, y no me extraña, porque llevan ruedas más lisas que los Fórmula1. Llegamos sobre las dos de la tarde, y comimos en un restaurante local antes de ponernos a andar, nuestro destino final para el día era Tal (1.700m), a 1:45 horas a pie de Chamche. En Tal hay varias Guest House que ofrecen habitaciones con baño, agua caliente y WiFi: si cenas y desayunas en la Guest House, el alojamiento sale gratis (esto es así durante todo el circuito del Annapurna). En Tal también hay un Safe Drinking Water Station donde se puede rellenar la cantimplora con agua potable a 40 rupias por litro.

  • Alojamientos en Tal:
    • WiFi ✓
    • Agua Caliente ✓
    • Mantas ✓
    • Fuego en la zona común X
    • Enchufe en la habitación ✓

Día 2: Tal-Chame

DCIM100GOPRO

Se necesitan unas 8 horas (sin contar el parón de la comida) para cubrir los 24 kilómetros que separan Tal de Chame. La caminata es muy bonita, transcurre por paisajes muy diversos, desde enormes valles hasta frondosos bosques, que intercalan falsos llanos y pronunciadas subidas. Hay tramos en los que se tiene que caminar por la carretera que transitan los Jeep, pero tampoco hay demasiado tráfico, no llega a ser molesto, un par de coches cada hora.

Es el primer día duro del trek, y llegamos destrozados a Chame, donde la vista sobre las montañas te deja sin palabras, y hace desaparecer el cansancio. De noche, si el cielo no está nublado, la vista de las estrellas es una auténtica locura, pero hace un frío que pela.

  • Alojamientos en Chame:
    • WiFi ✓
    • Agua Caliente ✓
    • Mantas ✓
    • Fuego en la zona común ✓
    • Enchufe en la habitación ✓

Día 3: Chame-Humde

IMG_4903

Se necesitan alrededor de 7 horas para recorrer los 24 kilómetros que separan Chame de Humde (3.300m). En teoría la etapa recomendada es de Chame a Pisang (tanto Lower Pisang como Upper Pisang), pero nosotros llegamos a Upper Pisang sobre las dos del mediodía, y decidimos seguir hasta el próximo pueblo, lo cuál no fue una buena idea.

En Pisang el camino se bifurca en dos; una de las rutas cruza Lower Pisang y sigue hacia Humde, la otra sube a Upper Pisang y hace un recorrido más largo y exigente, pero más bonito, hasta Bhraga (3.450m), el pueblo anterior a Manang (3.540m). A nosotros nos pasó que uno de los componentes del grupo estaba destrozado al llegar a la zona de Pisang, y como en el mapa que nosotros manejábamos parecía que las dos rutas se volvían a unificar en Humde, lo mandamos hacia allí por el camino “fácil”, el que va desde Lower Pisang. Nosotros subimos al Upper Pisang para ver el templo budista y apreciar la vista sobre el imponente Annapurna II (7.937m), y allí nos comentaron que el camino que partía desde Upper Pisang era más largo y complicado, y que el siguiente poblado no era Humde, sino Ngawal (3.680m), que estaba a 3:30 horas de caminata. Así que bajamos a Lower Pisang y anduvimos 2:30 horas hasta Humde, que resultó ser un poblado bastante precario. Hacía un frío de locos durante la noche, y fue el primero de muchos días sin ducharnos, porque no había agua caliente.

  • Alojamientos en Humde:
    • WiFi X
    • Agua caliente X
    • Mantas✓
    • Fuego en la zona común ✓
    • Enchufe en la habitación X

Día 4: Humde-Manang

IMG_4935

Una niña local en Humde (3.300m)

Se necesitan casi 3 horas para recorrer los 8 kilómetros que separan Humde de Manang. Nos despertamos tarde y nos pusimos a caminar con calma: algunos ya estaban aquejados de dolores musculares y yo, aunque físicamente me encontraba como una rosa, tenía un par de ampollas en los pies que me dolían mucho y me impedían caminar con normalidad. A mitad de camino entre ambos puntos, nos encontramos con un camino que subía hacia el Ice Lake, que es una de las excursiones recomendadas para hacer la aclimatación.

En teoría, lo recomendable es ir a Manang, y pasar un par de días allí haciendo excursiones de día a lugares que superen los 4.000 metros de altura, para que el cuerpo se vaya adaptando poco a poco, y no sufrir el mal de altura. Pero nosotros no queríamos hacer los días de aclimatación en Manang, así que tres de los cinco integrantes decidimos intentar la subida al Ice Lake mientras que los otros dos se dirigieron directamente a Manang para descansar. La subida al Ice Lake no llego a buen puerto, el día estaba nublado y hacía mucho viento, además, era bastante tarde, y aun quedaba una caminata de 1:30 horas para llegar cuando decidimos darnos la vuelta.

IMG_4950

El legado de los glaciares en el Himalaya

Manang es el poblado más importante de la zona, y hay pequeñas tiendas en las que venden un poco de todo.

  • Alojamientos en Manang:
    • WiFi (de pago)
    • Agua caliente (si no hiela y hace sol)
    • Mantas ✓
    • Fuego en la zona común ✓
    • Enchufe en la habitación ✓

Día 5: Manang-Letdar

Se necesitan unas 4 horas para cubrir los 10 kilómetros que separan Manang de Letdar (4.200m): las vistas sobre las montañas son preciosas, y el paisaje, desértico.

DCIM100GOPRO

Es más que recomendable pasar un par de días en Manang, haciendo excursiones a las alturas durante el día para volver a dormir a Manang, y así aclimatarse. Nosotros hicimos caso omiso, y fue un grave error. Uno de los componentes del grupo empezó a sentirse mal nada más ponernos a andar: le dolía la cabeza, le faltaba aire, se sentía sin fuerzas… la ruta tiene cierta exigencia, pero no es para tanto. Eran los primeros síntomas del mal de altura, pero no le dimos importancia (otro craso error), y lo pagamos caro. Aquí os contamos lo que sucedió:

Letdar está a gran altura, y se nota que la infraestructura es muy precaria, además hace un frío de espanto.

  • Alojamientos en Letdar:
    •  WiFi X
    • Agua caliente X
    • Mantas ✓
    • Fuego en la zona común✓
    • Enchufe en la habitación X

Día 6: Letdar-Thorong Phedi

5 kilómetros separan Letdar de Thorong Phedi (4.450m), aunque ese día algunos empezamos desde Manang a consecuencia de la emergencia del día anterior, así que los que nos encontrábamos en Manang emprendimos la marcha pronto, y anduvimos 4:00 horas hasta Letdar para recoger al resto del equipo y seguir hasta Thorong Phedi. En el tramo Letdar-Phedi se nota la altura, se nota que el cuerpo ya no funciona a todo gas, cada uno vive los efectos de la altura de una manera distinta, pero todos nos sentíamos débiles y algo mareados al hacer grandes esfuerzos. De todas formas, llegamos a Thorong Phedi tras caminar 3 horas desde Letdar; sin mayor problema.

Thorong Phedi significa “Pie del Thorong”, y es el campamento base desde el que se suele atacar el Thorong La Pass. La noche en Thorong Phedi fue muy dura, hacía mucho frío; yo vestía mallas térmicas, pantalón de trekking, camiseta térmica, forro polar, una chaqueta doble con cortavientos y Gore-Tex, bufanda, gorro, dos pares de guantes y dos pares de calcetines. La cama estaba llena de mierda, en serio, sucia de cojones, y las mantas apestaban a polvo. El cubilete de agua que ponen en el baño para poder lavarte después de defecar estaba congelado (literal, era puro hielo), y dentro de la zona de comedor no hay fuego, así que la temperatura era de 0º. Para colmo, el francés que bajó conmigo a Manang la noche anterior, socorriendo al austríaco que sufría mal de altura, empezó a padecer todos los síntomas del mal de altura, así que empecé a prepararme psicológicamente para otra caminata nocturna hasta Manang.

  • Alojamiento en Thorong Phedi:
    • WiFi (de pago)
    • Agua caliente X
    • Mantas ✓
    • Fuego en zona común X
    • Enchufe en la habitación ✓

Día 7: Thorong Phedi-Thorong La Pass-Muktinath

Por suerte, al amanecer todos nos sentíamos más o menos bien y decidimos atacar el Thorong La Pass (5.416m). Nos despertamos a las cinco de la mañana, y fuimos a la zona del comedor para desayunar cuando nos llevamos la gran sorpresa ¡Todo el mundo había partido a las tres de la madrugada! sólo quedábamos nosotros, un chico holandés y otro chico francés, así que decidimos subir juntos.

Thorung Pedi

Anduvimos una hora por una pendiente nevada y muy pronunciada hasta el High Camp, situado a 4.850 metros de altura; casi todas las guías dicen que se puede hacer desde Thorong Phedi hasta Muktinath en una etapa, pero hay quien decide partirlo en dos etapas y dormir en el High Camp: la verdad es que no es mala idea, sobre todo desde el punto de vista de la aclimatación. Paramos en el High Camp para tomar un té y recuperarnos, allí nos encontramos con dos chicas israelíes que estaban esperando a que llegase el helicóptero de rescate: habían intentado subir  a la cima pero se sintieron muy indispuestas por el mal de altura, y decidieron volver para pedir ayuda. Ya con el miedo en los huesos, seguimos la caminata hacia el Thorong La, hacia la cumbre de nuestra aventura.

El camino no era complicado, pisábamos sobre nieve, pero no era técnicamente complicado, nuestro enemigo fue el mal de altura. Yo comencé a padecer los síntomas del mal de altura con severidad a partir de los 5.000 metros: sentí el peor dolor de cabeza que he tenido en mi vida, jadeaba como un perro, no tenía fuerzas para andar (recordad que arrastraba una mochila de 12 kilos), y cada vez que paraba sentía que no podía continuar. Todos nos sentiamos igual, sólo el turco se sentía como una rosa, y eso que al principio de la aventura parecía que él era el rival más débil. Una de las veces que paramos intentando recuperar el aliento, poco a poco, todos emprendieron la marcha, y me quedé sólo, no me sentía capaz de dar un paso más, mi cabeza era como una olla a presión a punto de estallar, y miraba cómo se alejaban cuando pensé “Nadie va a venir a ayudarme, nadie va a andar por mi, tengo que levantarme, ponerme la mochila y llegar a la cima, si me quedo aquí, me voy a morir”; suena fácil, pero no lo es. Así que me levanté, me puse la mochila, y con todo el malazo de altura anduve hasta el Thorong La Pass, el punto más alto de todo el trekking.

Thorong La Pass

El paso más elevado de la tierra: Thorong La Pass (5.416m)

En la cima estuvimos el tiempo justo, nos sacamos un par de fotos como trofeo de la hazaña, y comenzamos a bajar; necesitábamos perder altura cuanto antes para que los síntomas del mal de altura mejorasen. Había mucha nieve en la bajada, y el paisaje era desolador, un desierto de piedra hielo y nieve que dificultaba nuestra bajada. Al ver el paisaje en seguida me di cuenta de que allí fue donde sucedió la tragedia que un mes antes se llevó la vida de 40 trekkers, y al de poco lo confirmamos, ya que encontramos un cadáver sepultado bajo la nieve congelada. Escribimos SOS con piedras y pusimos una manta térmica en el lugar en el que encontramos el cadáver para que las autoridades pudiesen rescatar el cuerpo.

IMG_1826

El valle que baja a Muktinath, donde se produjo la tragedia en octubre de 2014

Al mal de altura se le sumó el disgusto que da el hecho de encontrar un cadáver y el dolor de cabeza no cesó hasta que me tomé un Nolotil y llegamos a 4.200 metros de altura, donde se encuentra el primer restaurante. De ahí hasta Muktinath (3.800m) fue coser y cantar, además, nos encontramos con una pareja de canarios y una pareja de chilenos con los que hicimos muy buenas migas. Encontramos una guest house muy bonita que ofrecía todo tipo de facilidades y nos pudimos dar la primera ducha tras 6 días, conectarnos a Internet después de 6 días de incomunicación, etc.

  • Alojamientos en Muktinath:
    • WiFi ✓
    • Agua caliente ✓
    • Mantas ✓
    • Fuego en la zona común X
    • Enchufe en la habitación ✓

Día 8: Muktinath-Ghasa

Muktinath está situado a 3.800 metros de altura, pero tiene todo tipo de facilidades, te sientes como en casa. El trek terminó en Muktinath para nosotros, a partir de ahí, hay que andar por la misma carretera que transitan los vehículos a motor, y hay bastante tráfico, así que decidimos coger un Jeep para llegar a Jomsom (2.720m) pagando 1.000 rupias por cabeza. El paisaje es precioso, desértico e inmenso.

IMG_1839

Un niño pasea feliz por Jomsom (2.700m)

Al llegar a Jomsom nos dijeron que era imposible llegar a Pokhara en un día, y que teníamos que coger un autobús hasta Ghasa, hacer noche allí, y el siguiente día montarnos en otros dos autobuses para alcanzar nuestro objetivo: y eso fue lo que hicimos. El autobús es un espectáculo, el camino por el que baja no está acondicionado para vehículos, y los botes que se dan dentro son una auténtica pasada: si estás de buen humor es de lo más divertido. Fijaos si es bestia, que hasta se nos rompió la caja de cambios en uno de esos botes, y tuvimos que esperar en la oscuridad a que pasase otro bus para poder seguir bajando.

IMG_1872

Autobús “nepali style”

Llegamos a Ghasa de noche, y estaba todo cerrado, así que tuvimos que movernos un poco para encontrar una guest house en la que cenar y alojarnos.

Día 9: Ghasa-Beni-Pokhara

Por la mañana, a las 6, sin ni siquiera desayunar, nos dirigimos a la parada de los autobuses. Allí nuestra sorpresa fue que aunque la hora de salida del autobús eran las 6.30, el autobús no saldría hasta estar lleno. Así pues, tuvimos que esperar hasta las 8 de la mañana, tuvimos que esperar a juntarnos 30 personas para que el autobusero se pusiese en marcha… El camino, como el del día anterior, todo un espectáculo. Nada más llegar a Beni, pudimos cambiar de bus y meternos en el que nos llevó a Pokhara: fin del trayecto.