IM000499.JPG

Excursión al famoso Circuito de Indianápolis: sede de las 500 millas de Indianápolis

Una de las excursiones más destacables que hicimos durante nuestra estancia en Indianápolis fue la visita al famoso Circuito de Indianápolis, o Indianapolis Motor Speedway como lo conocen allí. Aunque no fuimos en fechas para el campeonato de las 500 millas de Indianápolis, para un apasionado del mundo del motor como yo fue una experiencia estupenda.

Yo fui en el año 2006 a Indianápolis, justo un año después del incidente con la fórmula 1. De hecho, y aunque suene absurdo para algunos, elegí ir a Indianápolis en vez de a Boston porque era un apasionado de la Fórmula 1 y quería ver el circuito que tan famoso se había hecho después de que no sólo tres equipos corriesen en la carrera.

La visita al circuito se divide en dos partes: la primera, dar una vuelta al circuito en un minibús, y la segunda, acceder al museo.

La vuelta por el circuito

El circuito tiene 4.023 metros de longitud, y en el minibús que va a uno 50km/h se hace larguísimo. Llama la atención el graderío, que puede albergar como mínimo a 257.000 personas, siendo la instalación deportiva con mayor capacidad del mundo. Pudimos ver el paddock, el podio, la parrilla de salida y la línea de meta.

IM000472.JPG

Entrada al circuito

IM000475.JPG

Vista del circuito

IM000476.JPG

Cuenta atrás para las 500 millas de Indianápolis

IM000482.JPG

Graderío

IM000483.JPG

Podium

IM000485.JPG

Línea de salida

El museo

Es sin duda donde más me divertí. Hay coches de carreras de todas las formas y colores, buzos de los pilotos, cascos, trofeos, etc. ¡Una pasada!

IM000499.JPG

IM000498.JPG

IM000505.JPG

IM000507.JPG

x1pAdjo0uCo2H3LvrUs-lYNIX9NDKXs9EL9pZd8X1f_M01Hf9ew5U8i0A7p0

x1pAdjo0uCo2H3LvrUs-lYNIX9NDKXs9EL9pZd8X1f_M02mOdWrsruMSyrkb

x1pAdjo0uCo2H3LvrUs-lYNIV0c98x4nJk0xqDnJSevxb7Y_H-FYr1pEQvrp

x1pAdjo0uCo2H3LvrUs-lYNIX9NDKXs9EL9pZd8X1f_M01hGuSp1rtk5MTxM

IM000497.JPG

IM000496.JPG

IM000492.JPG

IM000491.JPG

IM000495.JPG

x1pAdjo0uCo2H3LvrUs-lYNIV0c98x4nJk08ZVr3a28WNkS5XjVB5bEwsU3j

Cómo no, esa tarde nos llevaron a correr a un circuito de karting donde nos lo pasamos como enanos, imaginándonos que éramos Michael Schumacher o Fernando Alonso.

x1pAdjo0uCo2H3LvrUs-lYNIX9NDKXs9EL9pZd8X1f_M02-rNLsJ3LEnzJz_

x1pAdjo0uCo2H3LvrUs-lYNIX9NDKXs9EL9pZd8X1f_M01Jye0XtYcCbrX01

x1pAdjo0uCo2H3LvrUs-lYNIX9NDKXs9EL9pZd8X1f_M01wfHh4uPmFgaLp6Como decía al principio, para un apasionado de los deportes de motor como yo, fue una experiencia única.