Non Gogoa Han Zangoa Viajar

Las personas que viajan son más inteligentes, creativas y ricas

Si estás buscando excusas para escapar de la rutina y embarcarte en una aventura hacia otro mundo, aquí tienes una tira de argumentos que terminarán de convencerte: un creciente número de estudios destacan que los viajeros son algunas de las personas más sabias del planeta.

No sólo se ha probado que las personas que han estudiado o trabajado fuera desarrollan más su intelecto, sino que se ha demostrado que son más creativas y abiertas de mente, siendo más exitosas que las que nunca se han aventurado en lo desconocido.

Sí, esta afirmación puede sonar un tanto pretenciosa… así que vamos a respaldarla con los datos arrojados por una serie de estudios a lo largo del artículo.

Cuando viajamos al extranjero, nuestros sentidos se revitalizan. Es como si los hubiésemos tenido en piloto automático, dormitando ante la carencia de nuevos estímulos, olvidándonos de empaparnos de las experiencias que nos rodean.

Saliendo de nuestra zona de confort, dejando de lado temporalmente la gente y los lugares que conocemos y amamos, nos vemos forzados no sólo a explorar el nuevo entorno que nos rodea, el nuevo mundo en el que nos hemos sumergido, sino que tenemos que descubrir a la persona que dentro de nosotros ha estado esperando a ser liberada.

Así que, haz tus maletas, compra el billete de avión, y explora este loco, excitante y hermoso lugar que llamamos mundo.

Nuestra creatividad se desata cuando exploramos el mundo

El abrir nuestros ojos a mundos nuevos, llenos de ideas distintas, perspectivas únicas y gente bella nos libera como seres humanos; nos despoja de nuestros prejuicios, desatando nuestra creatividad.

Viajar es necesario para mantener la imaginación que teníamos cuando éramos niños. Saliendo de la rutina y entrando en una realidad diferente, desarrollamos nuevos puntos de vista que dan forma a nuestras vidas al regresar. Así lo explica para la CNN Adam Galinsky, investigador y profesor de la Northwestern University:

“No se trata sólo de alejarse del trabajo temporalmente, es necesario salir del lugar en el que vives, porque esa es la única manera de adquirir nuevos enfoques para la vida”

Viajar al extranjero te hará más rico

travel-is-the-only-thing

Un estudio llevado a cabo durante 10 meses y publicado en el diario Social Psychological & Personality Science muestra que los individuos que han estado inmersos en entornos multiculturales consiguen mejores puestos de trabajo. Dato que destaca la revista Time.

En el estudio también se destaca el hecho de que las personas que pasan al menos 10 meses en el extranjero desarrollan un mayor compromiso intercultural que los que no salieron de casa. ¿Otro interesante descubrimiento? Cuanto más se involucra una persona en conversaciones multiculturales, mejor se le da la resolución de problemas con resultados favorables para ambas partes (win-win situation).

William Maddux, uno de los autores del estudio, escribe lo siguiente en el Harvard Business Review:

“Las personas con experiencia internacional, o que se identifican con más de una nacionalidad, demuestran mayor creatividad y son mejores resolviendo problemas.

Más aún, hemos descubierto que las personas con experiencia internacional tienden a ser más emprendedoras, siendo más propensas a crear nuevas empresas o conseguir ascensos en el trabajo”

Viviendo fuera, o simplemente pasando un par de semanas en otro país, conseguirás ampliar tu red de contactos, lo cuál es muuuuuuuuuuuy importante en este mundo globalizado. Lo digo por experiencia propia.

Las personas que han estudiado o trabajado fuera son más inteligentes

Cuando nos vemos abandonados a nuestra propia suerte en un entorno totalmente desconocido, nos sentimos desarmados para afrontar la realidad que nos rodea, y puede ser muy intimidante; podemos sentirnos muy pequeños.

Pero, si eres capaz de dejar a un lado tus miedos y embarcarte en el viaje con la mente bien abierta, dejando que todo fluya, la cultura en la que estás inmerso te recompensará con un montonazo de conocimiento.

Según la investigación dirigida por la Indiana University, las personas que viajan emplean todo su intelecto y su experiencia global como recurso en la resolución de problemas.

Jonah Lehrer, uno de los autores de la investigación, dice lo siguiente:

“La experiencia con otras culturas dota al viajero de una valiosa apertura mental, por lo que es más fácil para él o ella darse cuenta de que una sola cosa puede tener varios significados”

La diversidad de experiencias nos enseña cosas que nunca hubiésemos aprendido si nos hubiésemos quedado en nuestro entorno habitual.

Cuando viajamos por el mundo, el aprendizaje a través del descubrimiento y la exploración es simplemente inevitable. A través de este tipo de aprendizaje, los viajeros se convierten en mejores ciudadanos del mundo.