10922522_600715380060607_5015812009158785921_n

Madurai, un templo espectacular en una ciudad horrible

Madurai está situada en el extremo sur de India. No es un lugar muy concurrido por turistas extranjeros, pero es bien conocido entre los hindúes, que suelen peregrinar hasta su templo para orar. Vimos el templo en un video de YouTube antes de empezar la aventura, y no quisimos perdérnoslo.

Nos pegamos un buen palizón en tren desde Hampi hasta Madurai (casi 1.000 kilómetros con escala en Bengaluru). Llegamos de noche, pero había muchísima vida en la ciudad, tiendas abiertas, gente en las calles… hacía muchísimo calor y la ciudad era un verdadero caos. Le habíamos echado el ojo a un par de hoteles que salían en la Lonely Planet, pero un indio nos cazó y se empeñó en mostrarnos varios hoteles. Nos enseñó de todo, desde verdaderos tugurios que costaban 300 rupias la noche por una habitación doble, hasta verdaderos tugurios que costaban 800 rupias la noche: misma mierda, distinto precio. Conseguimos deshacernos del indio (era cojo, y podíamos caminar más rápido que él pese a que arrastramos equipaje pesado) y chequeamos los hoteles que sugiere la Lonely Planet; fue un fracaso, estaban todos completos, llenos de hindúes de toda India en peregrinaje al templo. Al momento, un segundo indio nos abordó, nos mostró un hotel que nos gustó, y nos quedamos; 700 rupias por una habitación doble.

Dormimos muy a gusto, y fuimos al templo. Cómo no, un indio nos abordó, y nos llevó a su tienda, donde nos dejaron unos pareos para cubrirnos las piernas y poder entrar al templo.

Templo de Meenakshi

10906068_600715333393945_4843268712964756056_n

 Entrar al templo es un lío:

  • No dejan meter cámara ni ordenador (sólo el móvil)
  • Hay que cubrirse las piernas hasta abajo
  • Se debe entrar descalzo
  • Hay que cruzar un detector de metales

Tuvimos que dejar las cosas en la consigna, no sin antes pasar todo por el escáner de rayos X. ¡Ah! y hay que darles la voluntad a las mujeres que trabajan allí…

10862600_600715413393937_4942254504487894713_o

Total, que una vez dentro, hay que pagar 50 rupias por ser extranjero, y aun así, no se puede acceder a todas las zonas si no se es hindú. Merece la pena conseguir un guía, normalmente cuestan 500 rupias; nosotros encontramos a un estudiante que nos hizo un tour de una hora por 300 rupias, aunque al final del tour nos llevó a la tienda de su tía donde fueron realmente pesados (tan pesados que acabamos comprándoles un par de cosas).

10348214_600715266727285_6574971097735450574_n

A las 9.30 de la noche hay un ritual muy bonito en el que llevan una escultura de Shiva desde su parte del templo a la parte del templo de Meenakshi. Lo hacen porque ambos estaban casados, y representa a Shiva yendo a dormir a la habitación de Meenakshi.

Más allá del Templo de Meenakshi, no hay nada interesante en Madurai, un día es más que suficiente para verlo todo.

Etiquetas: