que ver y hacer en Ilhabela
Brasil

8 mejores cosas que ver y hacer en Ilhabela

Os contamos las mejores cosas que ver y hacer en Ilhabela, según nuestra experiencia, claro está. Como una montaña que surge del mar frente al litoral de Sao Paulo, Ilhabela es una isla mágica. Cubierta por una espesa vegetación conocida como mata atlántica, el 85% de la isla está protegida por ser parque estatal. Esto hace que llegar a las mejores playas, los mejores miradores y las mejores cascadas de Ilhabela sea una aventura épica. Los europeos llegaron aquí en el año 1502, dirigidos por Américo Vespúcio. Hay 41 playas en Ilhabela y aproximadamente 360 cascadas, el pico más alto tiene 1.378 metros de altura, existen 95 kilómetros de senderos para hacer trekking, su fondo marino cobija 20 barcos naufragados y a día de hoy viven en la isla 14 comunidades tradicionales. Desvelamos las 8 mejores cosas que ver y hacer en Ilhabela.

Las 8 mejores cosas que ver y hacer en Ilhabela

Casa colonial en Ilhabela
Casa colonial en Ilhabela

Pese a que la isla no es demasiado grande y pese a que gran parte de la misma es inaccesible por lo espeso de la vegetación, hay mucho que ver y hacer en Ilhabela. La isla ofrece diferentes opciones de ocio y diversión a medida de todos los gustos.

1. Hacer una ruta en 4×4 por Ilhabela

Creemos que es la mejor experiencia que se puede vivir en Ilhabela. Existen dos rutas principales:

– Ruta en 4×4 a la playa de los Castellanos. Esta excursión por Ilhabela dura de 10:00 a 17:30. Se llega a la Playa de los Castellanos en 4×4 pasando por la Cascada de Agua Blanca, donde es posible darse un chapuzón. También se hace una parada en el Mirador da Estrada, que tiene vistas a la playa de los Castellanos. Desde la playa sale una trilla (sendero en portugués) de 2 kilómetros que llega hasta la Cascada del Gato. En el recorrido que hace el Jeep se cruza la isla de oeste a este, por los adentros del espeso bosque atlántico, cruzando ríos, etc.

– Ruta por el litoral noroeste. Esta ruta en Jeep es mucho más light. Casi toda la isla está asfaltada, solo se conduce offroad para llegar a la playa de Jabacuara, en el norte. Se va primero a la cascada de Agua Blanca donse es posible darse un baño. Después se para en el Mirador de Barreiro (que ofrece la misma vista que cualquier playa de alrededor), para otros 10 minutos en la Praia do Sino (Playa de la Campana en castellano), y por último, se queda el resto del día en la playa de Jabaquara. La ruta en Jeep dura de 10:30 a 17:30, y cuesta 80 BRL.

Hay muchas empresas que ofrecen estos paseos en Jeep por Ilhabela. Nosotros contactamos con Ilhabela Jeep Tour. También es posible hacer rutas en Zodiac, te llevan por mar a playas que son inaccesible por tierra, pero no es una actividad low cost

2. Bañarse en las mejores playas de Ilhabela

Playa del suroeste de Ilhabela con vistas a las montañas
Playa del suroeste de Ilhabela con vistas a las montañas

La isla tiene 41 playas en total. La mayoría de ellas son muy pequeñas, son inaccesibles, o carecen de algún interés especial. Las mejores playas de Ilhabela son las siguientes:

– Playa de los Castellanos. Situada en el este de Ilhabela, esta playa es accesible solo en 4×4 (y si las lluvias no se han llevado la pista por delante). Su nombre tiene un origen bien macabro; un navío español naufragó cerca de la zona, y la marea llevó los cuerpos de los marinos castellanos hasta la playa.

– Playa de Jabacuara. Situada en el norte de Ilhabela, no hay carretera asfaltada hasta la playa. El autobús más cercano llega hasta Armaçao, a 8 kilómetros de Jabacuara.

– Playa “Pedras do Sino”. La traducción al castellano sería “Playa de la Campana”, y es que lo interesante de la playa no es el arenal en sí, sino las rocas que lo rodean. Estas rocas suenan igual que una campana al ser percutidas con una piedra. Os contamos la leyenda de la Praia do Sino:

A mediados del siglo XVII, al amanecer, cuando la población isleña aun dormía, apareció una carabela en el horizonte. En ella venían piratas, preparados para abrir fuego contra el pueblo. Cuando la tragedia parecía inevitable, sonaron las campanas, que despertaron al pueblo. Los isleños se prepararon para la batalla, y entre ellos tomó el mando un guerrero, era San Sebastián.

Después de vencer la batalla volvió la calma a la isla, pero todos los isleños querían saber de dónde había surgido el sonido de las campanas. No habían sido las campanas de la iglesia de Armaçao, y nadie sabía explicar qué podría haber sido, menos los indígenas, que decían “garapocaia, garapocaia” (piedras que cantan) mientras señalaban las rocas de la playa. Desde ese día las rocas pasaron a llamarse “Piedras de la Campana”.

– Playa de Armaçao. El autobús público hace su última parada aquí. La playa destaca por tener la iglesia en la playa. También hay un árbol enorme del cual cuelgan neumáticos a modo de columpio, un bar con mesas y sillas en la propia playa, barcos tradicionales de pesca, etc.

Iglesia a pie de playa en Ilhabela
Iglesia a pie de playa en Ilhabela

3. Hacer senderismo en Ilhabela

Trekking, trekking y más trekking en Ilhabela, el senderismo es una de las principales actividades de aventura en Ilhabela. La mayoría de los senderos llevan a cascadas y miradores.

4. Cascadas en Ilhabela

La isla de Ilhabela atesora aproximadamente 360 cascadas (o cachoeiras, como dicen en portugués). Muchas de ellas no tienen agua continuamente, simplemente son laderas de roca desnuda por las que cae el agua cuando llueve. Se pueden ver muchas desde la costa oeste; con echar un simple vistazo a la montaña se ve la marca que ha dejado el agua a su paso durante miles de años.

Otras cascadas de Ilhabela sí tienen un flujo de agua constante, y algunas incluso tienen una poza a sus pies, donde uno se puede dar un baño refrescante. La mejores cascadas de Ilhabela son las siguientes:

– Cascada de Agua Blanca. Todas las excursiones en 4×4 ofrecen la opción de visitar la cascada de Agua Blanca. Desde el comienzo de la carretera que lleva a la playa de los castellanos sale un sendero de algo más de dos kilómetros que pasa por 5 pozas hasta llegar a la cascada. En el camino se pueden observar aves.

– Cachoeira do Gato. Una espectacular cascada de 40 metros, solo accesible tras una caminata a pie de media hora desde la playa de los Castellanos.

– Cascada de Veloso. Situado en el sur de la isla, se llega partiendo desde la playa de Veloso. Solo es accesible a pie (40 minutos cuesta arriba y entre espesa vegetación). La naturaleza premia el esfuerzo ofreciendo un gran salto de agua con una piscina natural a sus pies.

– Cachoeira dos Três Tombos. En lo alto de una ladera, es la más accesible de todas, ya que se puede llegar a pocos metro de la cascada en coche. Está situado cerca de un mirador.

– Cachoeira da Toca. Situada en la entrada del camino a la playa de los Castellanos, está perfectamente señalizada. La entrada cuesta 20 BRL, ya que se encuentra dentro de una propiedad privada (antigua fábrica de cachaza, se pueden ver los alambiques), pero el precio puede merecer la pena ya que ofrece un gran tobogán natural de cerca de 50 metros de extensión.

5. Pasear por Vila y sus tiendas

Cañones en Vila, el pueblo con más encanto de Ilhabela
Cañones en Vila, el pueblo con más encanto de Ilhabela

El punto en el que atracan los cruceros que visitan Ilhabela combina el glamour de las tiendas de diseñadores brasileños con las lanchonetes típicas en las que se comen fritos y se beben cervezas baratas. Merece la pena darse una vuelta por el pueblo, sobre todo al anochecer, cuando los turistas salen a lucir sus modelitos y el moreno que han trabajado en la playa durante el día. A la hora de la cena los bares y restaurantes suelen ofrecer música y buen ambiente. Durante el día la ciudad permanece dormida, casi vacía.

6. Alucinar con la flora y fauna de Ilhabela

Mariposa en Ilhabela
Mariposa en Ilhabela

¡Una auténtica pasada! La flora de Ilhabela es exuberante. La mata atlántica cubre el 85% de la isla de una espesa vegetación; el 15% restante está lleno de flores preciosas y árboles frutales. Los pájaros que sobrevuelan la isla son igual de espectaculares; se pueden ver loros de un verde intenso, colibrís de color azul verdoso. Los cangrejos, enormes y de color azul, construyen su guarida excavando en la tierra. La naturaleza de Ilhabela es una auténtica preciosidad.

7. Bucear en Ilhabela

A punto de bucear en la Playa de las Cabras
A punto de bucear en la Playa de las Cabras

Otro de los atractivos de Ilhabela es su diversidad marina. Se hacen inmersiones de hasta 7 metros de profundidad. Nosotros optamos por alquilar gafas y tubo por 10 BRL y meternos a hacer esnórquel en la isla de las Cabras. Con suerte, se pueden llegar a ver tortugas. Nosotros pudimos ver peces de todos los tamaños y colores, pepinos y estrellas de mar, coral, etc. Pena que no tengo la GoPro conmigo para hacer fotos bajo el mar.

La isla es privada y no se puede acceder a tierra firme, pertenece a un senador de la Amazonia, pero el baño en las aguas que la rodean es libre. El centro de buceo Colonial Diver lleva en lancha a sus clientes hasta los puntos de buceo, en este caso, Ilha das Cabras.

8. Comer en Ilhabela

Se puede comer bien y barato en Ilhabela. Bien igual es decir poco, se puede comer muy bien, y a una relación calidad precio excelente. Destacamos el plato de frutos de mar en el chiringuito de la playa Pedra do Sino, la casquiña de camarón en el chiringuito de la playa de Viana, y el restaurante do Cura, donde se puede comer a kilo (un formato que les encanta a los brasileños).

Barcos y material de pesca en una playa de Ilhabela
Barcos y material de pesca en una playa de Ilhabela

Para consultar más información, os facilitamos el portal oficial de Ilhabela, donde podéis encontrar noticias de la isla, gastronomía, playas, paseos, puntos turísticos, agenda de eventos, etc.

Esperando haber atraído la curiosidad de los lectores que quieren visitar Ilbahela con las 8 mejores cosas que ver y hacer en Ilhabela. Mostramos a continuación las cuestiones más prácticas; cómo llegar a Ilhabela, dónde alojarse en Ilhabela, etc.

Cómo llegar a Ilhabela

La balsa que cruza de São Sebastião a Ilhabela
La balsa que cruza de São Sebastião a Ilhabela

Vamos a empezar por cómo llegar a Ilhabela. Por tierra, se puede llegar en coche o en autobuses desde Sao Paulo y Rio de Janeiro. El autobús a Ilhabela llega hasta el pueblo de Sao Sebastiao, situado justo frente a Ilhabela, en el continente. Lo curioso es que, vayas en coche alquilado o autobús, hay que cruzar a Ilhabela en balsa, no hay puente. Los coches pueden entrar en la balsa y cruzar a la isla, mientras que los que llegamos en autobús nos montamos a pie; luego nos movemos por la isla a pie y en taxi, que es barato. La balsa es gratuita para los peatones y de pago para los automóviles.

Pese a que las autoridades han propuesto varias veces la construcción de un puente para conectar mejor la isla con el litoral, los isleños se oponen a la idea. Prefieren mantener la isla lo más tranquila posible. De todas formas, la isla se llena de turistas en verano (diciembre, enero y febrero), rompiendo totalmente la calma. Un taxista nos contó que se juntaron 450.000 turistas para pasar la nochevieja en Ilhabela, y que la isla se convirtió en un verdadero caos.

Durante las vacaciones de verano, y a lo largo de todo el año los viernes por la noche y domingos por la tarde, suele haber una cola de coches terrible para acceder a la balsa, con esperas de hasta 2 horas. De todas formas, es posible comprar el billete para la balsa por Internet y así ahorrarte la espera.

Otra opción es llegar a la isla por mar, y es que hay cruceros que visitan Ilhabela. Los días en los que llega algún crucero la calma de la isla se distorsiona y los precios suben mucho; pueden llegar a cobrarte 5 euros por silla y 5 euros por sombrilla en la playa, bebida aparte. Los isleños se frotan las manos e intentan exprimir a los turistas que llegan en crucero a Ilhabela.

Alojamiento en Ilhabela ¿Dónde dormir?

El jardín y la piscina del AirBnB en Ilhabela
El jardín y la piscina del AirBnB en Ilhabela

En Ilhabela hay varios hoteles y posadas, pero creemos que la mejor opción es buscar alojamiento en AirBnB. Hay un montón de casitas y pequeños chalet con mucho encanto; con su propia piscina, bien localizados y además baratos. Nosotros nos quedamos en este chalé con piscina y estuvimos encantados. Los dueños viven en otro chalé a pocos metros, son encantadores y están dispuestos a ayudar con lo que sea; desde prestarnos un paraguas o arreglar el baño al instante hasta recomendarnos cosas que hacer en Ilhabela, sitios en los que comer, etc. Esto hace que la experiencia sea aun más reconfortante. Desde luego, nuestra recomendación es que optéis por la opción del AirBnB en Ilhabela.

8 mejores cosas que ver y hacer en Ilhabela
5 (100%) 15 votes

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.