View of Kleftiko

Milos, la isla que te deja sin palabras

Milos es el lugar más bonito y sobrecogedor en el que he estado hasta la fecha. He viajado por un montón de países viviendo todo tipo de experiencias, y Milos es sin duda el lugar más especial en el que he estado.

La isla griega, situada en el Mar Egeo, pertenece al archipiélago de las Islas Cícladas. En Milos apenas hay turistas, apenas hay carreteras, y se respira un ambiente de paz y tranquilidad sin igual. La isla no está explotada como Mykonos, u otras islas más famosas de la zona, y cada zona de la isla era completamente distinta a la anterior, como si saltásemos de un continente dando unos pocos pasos.

Village in Milos

Nosotros llegamos a Adamas, el puerto principal de Milos, en barco desde Atenas: un viaje caluroso que duró 6 horas (los hay más cortos, pero son más caros). Una vez que desembarcamos, nos acercamos a una compañía de alquiler de coches que vimos nada más bajar del barco y alquilamos un Chevrolet Matiz; un pobre coche que apenas podía con los cuatro integrantes del grupo y nuestros respectivos mochilones. La mitad sur y el este de la isla no están asfaltadas, y la señora de la tienda de alquiler nos desaconsejo/prohibió meter el coche por esa zona, pero no le hicimos mucho caso…

Pasamos una semana en la isla, sin alojamiento, y no tuvimos ningún problema para dormir en sus playas. Como llegamos por la tarde, nos dirigimos a Plathiena, una playa en el noroeste de la isla en el que encontramos hamacas donde poder dormir y un depósito de agua dulce para beber y ducharnos: ¡todo un acierto!

A partir de ahí empezó nuestra aventura en Milos, donde hicimos todo tipo de actividades, así que voy a enunciar la playas más bonitas de la isla y contar qué liamos en cada una de ellas. Todo acompañado de un porrón de fotos para que podáis apreciar la belleza del lugar.

Plathiena

Plathiena beach

Plathiena fue nuestro campamento base durante la estancia. Todas las mañanas nos despertábamos cuando salía el sol y nos poníamos en marcha antes de que llegara la gente. Es una de las playas más preparadas de la isla: tiene hamacas y sombrillas. Mirando al mar, toda la parte derecha es un muro de piedra, y el fondo marino está lleno de algas entre las que se mueven miles de pececillos. El agua es 100% cristalina, y hay un montón de lugares en los que escalar desde el mar y lanzarte al agua.

Firopotamos

Firopotamos

Es un pequeño pueblo de pescadores en el noroeste de la isla, muy cerca de Plathiena. Un lugar super tranquilo, al que llegamos a las 6.30 de la mañana, y donde buceamos durante horas. En toda la isla hay una vida marina muy abundante, y aquí pudimos ver un pez con patas…

Sarakiniko

Sarakiniko

Formaciones geológicas de camino a la playa

Vista de la playa de Sarakiniko

Es una playa de piedra blanca, absolutamente impresionante. Nos pasamos el día saltando al agua y buceando. Os dejo las imágenes, porque no sé explicarlo con palabras. A 5 minutos a pie desde la playa, en el lado derecho había un barco grande varado, potenciando el misterio del lugar.

La mina de sulfuro

La mina se camufla con la montaña

La mina se camufla con la montaña

Vista de la playa desde lo alto de la fábrica

Vista de la playa desde lo alto de la fábrica

Nos costó llegar, porque no hay carretera, y de camino vimos a un lugareño subido a un burro: muy cotidiano todo. La mina abandonada estaba en la misma playa, cuya agua era verde. Es un lugar lleno de misterio, en el que arriesgamos bastante subiéndonos a los edificios derruidos y metiéndonos en las minas. La peste a azufre era insufrible y en muchos momentos nos sentimos mareados.

Tsigrado

Acceso Cala Tsigrado

Acceso Cala Tsigrado

Como playa, es la mejor de toda la isla. Es de arena fina y se puede estar tumbado muy a gusto. El calor es extremo y el acceso “complicado”, pero merece la pena. Al entrar al agua los pececillos nos mordían la piel.

Papafragas

La vista desde el pequeño arenal

La vista desde el pequeño arenal

Es un desfiladero que termina en una cueva que da al mar. El agua entra hasta dentro, y es muy impactante. Dan ganas de saltar al agua desde arriba, pero es peligroso porque cubre muy poco.

Kleftico

Kleftiko cliffs

Kleftiko

Kleftiko Rock

A Kleftico llegamos en barco, compramos el billete para una excursión de día entero por 20 euros y nos llevo a esta maravilla de lugar. Llevo un rato escribiendo el artículo y siento que hace rato que me he quedado sin adjetivos, y es que todo en la isla es sobrecogedor.

Los billetes para Kleftiko se compran en el puerto de Adamas, hay barcos que te llevan hasta allí y algunos ofrecen hasta comida. Es altamente recomendable comprar un pase nada más llegar a la isla; nosotros esperamos casi hasta el último día y conseguimos una plaza in extremis.

Sikia

SikiaEl mismo daytrip que nos llevo a Kleftico nos llevo a Sikia, que pilla de paso. El barco atraca en el mar, y nadando hay que entrar por un pasadizo que parece la entrada a una cueva, y al entrar… ZAS! No hay techo: sin palabras.

Paliochori

Es la playa más turística de Milos: bares, música, hamacas, chicos de gimnasio, chicas de plástico, etc. Es un lugar divertido, hay actividades y el entorno es precioso.

Skinopi

Amaneciendo

Amaneciendo en Skinopi

Es un precioso pueblito de pescadores que tiene un puñado de casas horadadas en la montaña. La carretera para bajar tiene una pendiente muy pronunciada, y no fue fácil subirla con el coche. Aquí pernoctamos una de las noches, y un amable pescador nos permitió acomodarnos en la entrada de su casa. Para que os hagáis una idea de lo remoto del lugar, el pescador dejaba las llaves del coche puestas durante la noche: confiaba en que nadie se lo robaría.

Conclusiones

Creo que no he sido capaz de transmitir lo impresionante que es esta isla, porque no hay palabras para describirla. He recomendado a dos personas que visiten la isla, y las dos han vuelto alucinados y con ganas de repetir.

Ah! se me olvidaba deciros que es más que recomendable llevar gafas y tubo para poder bucear y disfrutar de los fondos marinos. Y si sois de los que os gusta salir a tomar algo por la noche, en Adamas hay bares con música por la noche, casi todos llenos de parejas jóvenes.