Acceso a la Playa de Mozambique, cruzando un bosque
Brasil

9 mejores cosas que ver y hacer en Florianópolis

¿No sabes qué ver y hacer en Florianópolis? No te preocupes, a nosotros nos pasó lo mismo. Al principio, no sabíamos ni siquiera si Florianópolis era solo la ciudad o toda la isla. Después de pasar allí un fin de semana entero con coche de alquiler para recorrer todos los rincones de la isla, podemos decir que Florianópolis (o Floripa) es un lugar precioso. Os contamos las 9 mejores cosas que ver y hacer en Florianópolis.

Florianópolis es la capital del estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil. También se usa el término “Floripa” para referirse a la ciudad/isla, porque es manifiestamente más corto y fácil de pronunciar. Floripa un destino vacacional muy concurrido entre los meses de noviembre y marzo, pero, cuando las temperaturas bajan, la isla queda medio vacía, y la escasa vida se concentra en la ciudad. Nosotros fuimos en abril, y fue una gozada, porque no hay turistas y la temperatura aun es agradable.

Lo ideal es alquilar coche en Florianópolis para poder moverse con libertad por la isla. Nosotros os recomendamos Movida Aluguel, en el mismo Aeropuerto Hercilio Luz de Florianópolis; bueno, bonito y barato.

De ruta por Florianópolis en coche alquilado, preparados para descubrir las mejores cosas que ver y hacer en Florianópolis
De ruta por Florianópolis en el coche alquilado

Qué ver y hacer en Florianópolis (o Floripa)

Durante nuestro viaje a Florianópolis nos dejamos guiar por la Lonely Planet de Brasil. Intentamos visitar casi todos los lugares que destaca la guía. Así que, sin más dilación, pasamos a enumerar y explicar las mejores cosas que ver y hacer en Florianópolis.

1- Excursión a la Playa de los Náufragos

Miren en la playa de los Náufragos
Miren en la playa de los Náufragos
Vista panorámica de la playa de los Náufragos, la mejor playa de Florianópolis
Vista panorámica de la playa de los Náufragos

La Playa de los Náufragos es la playa más remota de Florianópolis. Está en el extremo suroeste de la isla, y solo es accesible a pie; tras andar por la selva durante 40 minutos (20 cuesta arriba y 20 cuesta abajo). Es una de las mejores cosas que ver y hacer en Florianópolis; posiblemente la mejor.

Se puede llegar en autobús hasta el punto en el que comienza el sendero, en Caieira. Nosotros como decidimos alquilar coche en Florianópolis, aparcamos en la mismo comienzo del sendero; tuvimos que pagar 10 reales por aparcarlo en la finca de un señor (en Brasil es muy típico).

Justo antes de llegar a la playa hay un pequeño poblado con gallinas y caballos. Hay un par de “bares” y algún camping; todo muy hippie y ecofriendly. La playa es grande, y no había ni un alma cuando llegamos; pudimos darnos un chapuzón en paños menores.

Hay muchos senderos en la selva, y es un placer perderte en ellos; puedes llegar al faro, a los cañones, al embarcadero o dar vueltas en círculo por el bosque. Pero ojo, que si te paras un segundo, te comen los mosquitos; es un desfase. Echamos un par de horas caminando a través del mato, peleándonos con la espesa vegetación, pero fue una gozada.

2- El Puente Hercílio Luz de Florianópolis

El puente Hercílio Luz de Florianópolis, uno de las mejores cosas que ver en Florianópolis
El puente Hercílio Luz de Florianópolis
El puente de Florianópolis visto desde Santo Antonio de Lisboa
El puente de Florianópolis visto desde Santo Antonio de Lisboa

El Puente Hercílio Luz de Florianópolis es el emblema de la ciudad. Sale en todas las postales de Floripa, está en el logotipo de muchas empresas locales, etc. Bien, ahora es cuando flipáis; lleva cerrado desde el año 1982…

Resulta que el puente es muy importante por su historia, por lo que supuso para la ciudad de Florianópolis. Durante los años 20 del siglo pasado la capital del estado brasileño de Santa Catarina estaba perdiendo poder de influencia en favor de Joinville. El problema que presenta Florianópolis es que está en una isla, y Joinville está en tierra firme. Para solucionarlo, el gobernador de Santa Catarina, Hercílio Luz, ordenó la construcción del puente, que se iba a llamar “Puente de la Independencia”, porque iba a dar independencia de movimiento a los habitantes de la isla.

En 1997, tras 15 años cerrado y en peligro de derrumbe, el puente fue declarado patrimonio histórico-artístico de la ciudad. Llevan reparándolo desde el año 2005, y se esperaba re-abrirlo en 2012, pero como todas las grandes obras en Brasil, acumula años de retraso.

Dos de los mejores lugares para ver el Puente de Florianópolis son el bar Pier 43 y el Mirador Plaza Hercílio Luz. El primero está en un costado del puente, en la orilla del mar, y el otro un poco más arriba, al otro lado de la carretera.

3- Santo Antonio de Lisboa; un pueblo con “encanto”

Las dos casas azorianas de Santo Antonio de Lisboa
Las dos casas azorianas de Santo Antonio de Lisboa
La iglesia de Santo Antonio de Lisboa, en la isla de Florianópolis
La iglesia de Santo Antonio de Lisboa
Interior de la iglesia azoriana de Santo Antonio de Lisboa, una de las cosas que ver en Florianópolis
Interior de la iglesia azoriana de Santo Antonio de Lisboa

Vamos a ver, tampoco es como para echar cohetes. Lo venden como pueblo con encanto porque Santo Antonio de Lisboa es, supuestamente, un pueblo de estilo azoriano. En realidad, solo tiene un par de casas típicas azorianas y una iglesia bastante llamativa. La verdad es que no me recordó para nada a los pueblos que vi al visitar las Islas Azores.

Al norte de la ciudad de Florianópolis, Santo Antonio de Lisboa tiene fama por el marisco que sirven sus restaurantes. En el mar se pueden ver las boyas bajo las cuales están las ostras, y en tierra firme se pueden ver las redes de los pescadores aquí y allá. Es un buen sitio para comer marisco en Florianópolis.

4- Visitar la Fortaleza San José de Ponta Grossa

Exterior del fuerte de Sao Jose de Ponta Grossa
Exterior del fuerte de Sao Jose de Ponta Grossa

Situado en el extremo noroeste de la isla, la fortaleza de San José de Ponta Grossa es bonita, ofrece buenas vistas y está rodeado de playas. La entrada reducida a la fortaleza cuesta 4 reales, y la entera 8. Pese a que debe de estar bonito de ver por dentro, nosotros no entramos; nos conformamos con dar una vuelta a su alrededor, tirar un par de fotos y disfrutar de las vistas.

La fortaleza se construyó a mediados del siglo XVIII y funcionó hasta finales del siglo XIX. Desde 1992 está rehabilitada y abierta a quienes deciden viajar a Florianópolis.

5- Playa de Mozambique; 14 km de arena

Playa de Mozambique, una de las cosas que ver en Floripa
Playa de Mozambique en Floripa

La Playa de Mozambique es la playa más larga de Floripa, y la más solitaria. Situada en el noreste de la isla, este larguísimo arenal tiene varios accesos, todos ellos de arena o tierra compactada. Es un lugar en el que uno puede pasar horas paseando, dándose un baño, etc. No hay mucha infraestructura alrededor; ni casas, ni tiendas. Cerca de los accesos hay gente, pero si caminas un rato puedes estar solo y tener un pedazo enorme de playa para ti sol@.

En algunos accesos de la playa puede haber algún gorrilla pidiendo algunos reales a cambio de “cuidarte” el coche. Nosotros aparcamos lejos del gorrilla, y a la vuelta nos metimos a toda prisa en el coche para salir pitando; cada uno puede elegir si pagar o no.

6- Barra da Lagoa; playa, río y piscinas naturales

Playa de Barra da Lagoa, a la izquierda y de frente la playa de Mozambique
Playa de Barra da Lagoa
Puente sobre el río que divide en dos Barra da Lagoa y desemboca el agua de la Lagoa da Barra en el mar
Puente sobre el río que divide en dos Barra da Lagoa y desemboca el agua de la Lagoa da Barra en el mar
Vista desde el puente de Barra da Lagoa, una de las cosas que ver de Florianópolis
Vista desde el puente de Barra da Lagoa

Situada en el extremo sur de la playa de Mozambique, Barra da Lagoa es un pueblo súper tranquilo que tiene varios hostales. Vimos algunos mochileros aquí y allá, pero lo bonito del pueblo fue ver la vida local. Nos sentamos en una terraza al lado de la desembocadura del río, y mientras tomábamos una caipirinha disfrutamos de ver a los chavales del pueblo jugando a fútbol y a voley, bañándose en el río y en el mar, etc.

Desde la playa se ve casi toda la playa de Mozambique a la izquierda, que tiene forma de herradura. Detrás de la playa se vislumbran unas montañas con perfiles suaves.

Uno de los secretos que esconde Barra da Lagoa son las piscinas naturales. Hay que caminar un rato hasta llegar a ellas. Nosotros fuimos al atardecer, el suelo estaba embarrado y no teníamos el calzado adecuado pero me eché a Miren a la espalda y caminamos una media hora hasta llegar a las piscinas. El lugar es precioso. En realidad no hay gran cosa, un chiringuito viejo entre las rocas, y poco más, pero la vista es preciosa, y uno se puede bañar si sufrir en exceso el envite de las olas.

7- La Lagoa da Barra y el sendero del Rio Vermelho

La Lagoa da Barra, escenario de la senda del Rio Vermelho, una de las cosas que hacer en Florianópolis
La Lagoa da Barra, escenario de la senda del Rio Vermelho

El lago da Barra está entre los dos puntos que hemos descrito anteriormente; la playa de Mozambique y la Barra da Lagoa. Este lago, que por cierto está plagado de mosquitos (pero en plan exagerado), tiene un sendero que lo rodea; la trilha del Rio Vermelho. Curiosamente, hay que pagar por acceder a la zona y recorrer el sendero. Así que, teniendo en cuenta el poco tiempo que teníamos, que los mosquitos estaban muy agresivos, y que había que pagar entrada, decidimos no hacer la ruta. Pero el lugar tenía muy buena pinta.

8- La Playa de Jureré; mainstream y estrecha

La verdad es que solo nos dimos una vuelta por la playa de Jureré. En la guía Lonely Planet de Brasil figura como una de las mejores playas. Bien es cierto que la playa es súper larga y que el agua por lo general suele estar en calma, pero mide, como mucho, dos metros de ancho. Una de las playas más escuetas que he visto en mi vida. Para que os hagáis una idea de lo estrecha que es, las farolas estaban un metro mar a dentro…

La playa está en el noroeste de Floripa, cerca del fuerte de San José de Ponta Grossa que hemos descrito anteriormente. La zona es muy turística, hay complejos hoteleros y casas de veraneo por todas partes, pero no sé cómo se apañarán para caber todos en la playa durante la temporada alta.

9- El mirador de Playa Brava

El mirador de Playa Brava, en Florianópolis
El mirador de Playa Brava, en Floripa

En la Lonely Planet pintan Playa Brava como un lugar bastante remoto. Mirando en el mapa, también parece un lugar lejano y tranquilo, en el extremo noreste de la isla. Nuestra sorpresa al llegar al mirador que hay arriba de la colina fue que aquello está lleno de apartamentos de nueva construcción. De todas formas, es buen lugar para practicar surf porque hay muchas olas.

Conclusiones sobre el viaje a Florianópolis

La verdad es que Floripa no es el lugar que más nos ha impresionado del mundo. También es cierto que cuanto más viajamos y más cosas vemos, desafortunadamente, es más complicado sorprendernos. De todas formas, nos lo pasamos genial; movernos en coche por la isla fue genial, caminar los senderos también, descubrir las playas y los rincones escondidos…

Florianópolis es una de las capitales de estado más civilizadas y mejor organizadas de Brasil. En nuestra opinión, solo superada por Curitiba. Os contamos qué ver en Curitiba por si tenéis pensado viajar para allí también.

Vistas las fotos y leídas las descripciones, que cada uno juzgue si merece la pena o no visitar Florianópolis; a nosotros nos cundió mucho 🙂

9 mejores cosas que ver y hacer en Florianópolis
5 (100%) 3 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.