Brasil

9 cosas que ver y hacer en Rio de Janeiro

Hay muchísimas cosas que ver y hacer en Rio de Janeiro. Esta es una ciudad situada en un paraje idílico, salpicada y rodeada por morros de roca desnuda o espesa vegetación, una ciudad bañada por el mar y rodeada de playas en las que se mezclan el glamour y la realidad de un país en vías de desarrollo, una ciudad diseñada y construida al estilo europeo pero con alma mestiza y favelas en su corazón. Rio representa bastante bien cómo es Brasil. Nosotros, os contamos las 9 mejores cosas que ver y hacer en Rio de Janeiro.

La segunda ciudad más grande de Brasil, y la más turística del país. No hay duda de por qué tantas personas deciden visitar Rio de Janeiro. Basta darse una vuelta por la ciudad para quedarse prendado y alucinar con las montañas (o, morros, como se les llama aquí) que abrazan la ciudad, las playas de arena blanca y la vida que albergan, etc. Además, el clima de Rio de Janeiro es bueno tanto en invierno como en verano; de diciembre a febrero hace mucho calor (pero no hay problema porque se puede pasar gran parte del día en la playa), y de junio a agosto las temperaturas son más templadas.

Mejores cosas que ver y hacer en Rio de Janeiro

Después de haber pasado 6 días en Río en Janeiro nos atrevemos a hacer una lista de las 9 mejores cosas que ver y hacer en Rio. Como no cabe duda de que volveremos a visitar Rio, iremos modificando y ampliando el post, ya que hay muchas actividades que hacer cerca de Rio y en los alrededores. Pero poco a poco.

1- Subir al Cristo Redentor del Corcovado

El Cristo Redentor es una de las 7 maravillas del Mundo Moderno. Como ya hemos comentado, Rio está salpicada y rodeada de morros, y el Cristo corona uno de ellos. Por así decirlo, bendice la ciudad desde las alturas con sus brazos abiertos. La estatua de 30 metros se ve desde muchos puntos de Rio, pero destaca aun más desde el otro lado de la bahía. Bueno, eso si hace buen tiempo, porque cuando el día se nubla, desaparece.

Subir al Cristo Redentor de Rio de Janeiro puede convertirse en una sucesión de largas colas y esperas, así que es recomendable comprar el billete para el tren del Corcovado con antelación. Y, si el día está nublado, no merece la pena subir.

A los que vais con intención de haceros la típica foto con los brazos abiertos en frente del Cristo, siento deciros que no sois los únicos con la misma idea. En temporada alta y los fines de semana se agolpan miles de turistas en el mirador que hay a los pies del Cristo. Todos ellos, cómo no, intentando capturar la dichosa foto con el Cristo Redentor. Así que os encontraréis algo parecido a un campo de guerra; novios tirados en el suelo intentando que entren en el encuadre su chica y el Cristo, etc.

Pese a todo, el mirador ofrece una vista espectacular sobre Rio (aunque no las mejores). Creemos que visitar el Cristo Redentor es un must, sobre todo, porque está considerada como maravilla del mundo moderno. De todas formas, no es tan impactante como el Taj Mahal o el enclave arqueológico de Petra.

2- Pan de Azúcar

Junto con el Cristo Redentor, el Pan de Azúcar es un emblema de Rio de Janeiro. Situado al final de la playa de Copacabana, es un saliente que divide el mar de la bahía. Dos telefericos llevan a la cima; el primero sube a un morro alargado, y el segundo a un morro puntiagudo. En la cima del primer morro hay tiendas, un museo y hasta se pueden contratar paseos en helicóptero. En la cima del segundo morro también hay tiendas, y un bar con terraza que ofrece unas vistas espectaculares; merece la pena quedarse a ver el atardecer en el Pao de Azúcar.

La entrada al Pan de Azúcar cuesta 80 reales. Para estudiantes y mayores de 60 años el billete cuesta la mitad. Pese al elevado precio, la visita merece la pena. Para los que quieran subir al Pan de Azúcar gratis, se puede subir hasta el primer morro a pie; se tarda media hora más o menos. Pero, para subir a la cima hay que pagar el teléferico del Pan de Azúcar, llamado bondinho do Pao de Açúcar. Las vistas de Rio son mucho mejores que las que ofrece el mirador del Cristo Redentor, y hay menos gente. Además, se pueden ver varios tipos diferentes de animales, como los micos (los podéis ver en el vídeo).

Si os preguntáis el origen etimológico del Pan de Azúcar, os diremos que hay dos teorías. Según la primera, el nombre hace referencia a los panes de azúcar, forma tradicional en la que se producía el azúcar hasta finales del siglo XIX y que consistía en largos conos de punta redondeada. La segunda, afirma que el nombre deriva de “Pau-nh-acuqua” que significa “alta colina” en la lengua tupi-guaraní, usada por los indígenas Tamoios.

3- Ver el atardecer desde el Arpoador

Contemplar el atardecer es una de las cosas que hacer en Rio de Janeiro. Los atardeceres son espectaculares en casi todas partes de Rio; desde el Pan de Azúcar, desde el Cristo Redentor, desde el morro de Dos Hermanos, desde los miradores que coronan las favelas… Pero, la ventaja de ver el atardecer en el Arpoador es su accesibilidad. En los demás lugares mencionados hay que pagar entrada, subir a la punta de la montaña o cruzar una favela.

La punta del Arpoador está entre las playas de Ipanema y Copacabana. Muchas personas aprovechan el saliente para disfrutar de la pesca.

4- Subir la escalinata de Selarón

Es una obra de arte viva y mutante, así la considera su autor, el chileno Jorge Selarón. El proyecto de decoración de estos 125 metros de escaleras y sus 215 peldaños comenzó en 1.990 y sigue a dia de hoy. Las escaleras disfrutan de una renovación constante, en la que se reemplazan y añaden baldosas lisas y/o con dibujos. Es muy probable que encuentres más de una baldosa que haga referencia a tu región o equipo de fútbol.

La escalinata esta ubicada en el barrio Santa Teresa, en el centro de Rio. Es una de las mejores cosas que ver en Rio, y suele estar lleno de turistas haciéndose la foto de rigor. Pero bueno, en Brasil siempre hay mucha gente en todas partes, y si no la hay, preocúpate…

5- Pasear por la playa de Copacabana

Tanto de día como de noche, pasear por la playa de Copacabana es una gozada. Durante el día la playa alberga mucha vida; moradores de favela, pijos de Rio, vendedores ambulantes de alimentos y ropa, turistas despistados, etc. La vista del Pan de Azúcar y los morros que salpican la costa del estado de Rio es preciosa. Durante la noche los chiringuitos de la playa ofrecen música en directo y mojitos baratos, y en el paseo venden pareos, pulseras, figuritas y demás.

Durante el día el ambiente es bastante más tranquilo que en la playa de Ipanema, donde reina el postureo. Y, por contra, a la noche tiene más vida que Ipanema, que literalmente muere.

6- Recorrer la playa de Ipanema

Pues parecido a lo que acabamos de comentar de Copacabana, pero a la vez diferente. La vista es preciosa, con el morro de Dos Hermanos al fondo. Es una playa bastante más pija que Copacabana, y más cara (hasta los vendedores ambulantes suben el precio). En la esquina cerca la punta del Arpoador suele haber moradores de favela, en el centro hay una zona gay y a los pies de Dos Hermanos, en la zona de Leblón, el ambiente es más calmado.

Cuando anochece tanto el paseo como la playa de Ipanema quedan desiertos, y se convierte en un lugar peligroso. No es para nada recomendable caminar por el paseo de noche; dos amigos nuestros fueron asaltados.

7- Hacer un paseo en helicóptero

¡Nos quedamos con todas las ganas de hacerlo! Pero creemos que puede ser algo IN-OL-VI-DA-BLE. Hay varias empresas que ofrecen vuelos panorámicos en Rio. Los hay de todos los precios, desde 5 minutos de vuelo saliendo desde el Pan de Azúcar por 50€ hasta paseos de 30 minutos por 150$. Nuestro problema fue que nos obligaban a ser 4 o 5 personas, y éramos solo 3. Así que, como no encontramos a nadie para llenar el helicóptero, no pudimos disfrutar de la experiencia. Queda para la próxima.

8- Desayunar en el Apetite

Esta cafetería fue todo un descubrimiento. Está al lado de la playa de Copacabana, y sirve unos desayunos… de perder el conocimiento. De verdad, no recuerdo ninguna cafetería en la que haya desayunado mejor. En realidad, es más un brunch que un desayuno, con todo lo que se come, uno puede aguantar hasta la cena. Si me permitís la recomendación, pedid el desayuno completo, y si vais en pareja, el desayuno para dos. Café, zumo natural, fruta, tortilla francesa, pan buenísimo, un croissant, un pedazo de bizcocho, panes de queso, mantequilla, mermelada, jamón york, jamón de pavo, queso en lonchas y queso fresco. Tal cual leéis. De la cafetería Apetite saldrás rodando, pero felíz 🙂

9- Carnaval en Rio

¿Mejor cosa que hacer en Rio de Janeiro? Sin duda, ¡Asistir al Carnaval de Rio! En febrero, el carnaval es la guinda del pastel que culmina el verano; puro desenfreno. Os contamos nuestra experiencia en el Carnaval de Rio; cómo desfilamos en el sambódromo, las fiestas en los bloquiños, etc. También os damos consejos de seguridad, que Rio puede ser una ciudad peligrosa si no se toman precauciones.

De todas formas, si lo que te interesa es hacer turismo convencional, carnaval es la peor época para visitar Rio de Janeiro porque la ciudad está abarrotada y los precios suben bastante.

5 (100%) 16 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizando este sitio, aceptas las cookies. Sentimos las molestias. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar