Qué ver y hacer en una escala de avión en Dubai

Entre vuelo y vuelo, tuvimos que hacer una escala de diez horas y media en Dubai. Como la escala era muy larga, nos preguntábamos si quedarnos en el aeropuerto, o aprovechar para salir y ver la ciudad. Decidimos salir y fue todo un acierto, así que os contamos qué ver y hacer en una escala de avión en Dubai.

No se requiere ningún tipo de visado especial para entrar en Dubai. Al salir del avión, hay que hacer cola para que te sellen el pasaporte, y te dan el visado para permanecer 30 días en el país gratuitamente. Así que, sin más problema, pudimos salir del aeropuerto. Nada más salir, un montón de taxistas empezaron a agobiarnos ofreciéndonos sus servicios, pero nosotros fuimos con decisión a la máquina expendedora de billetes para el autobús. Allí un señor muy majo, vestido con una camiseta de la compañía de transportes públicos de Dubai, nos recomendó utilizar el metro, ya que teníamos bastante tiempo, y no nos hacía falta que un taxista nos llevara rápidamente a los lugares “más emblemáticos”.

El metro lo abren a las 5.50 de la mañana, así que tuvimos que esperar casi una hora, que aprovechamos para desayunar. Sacamos un billete de día entero que nos costó 22AED (5€ aprox) por persona. Hicimos tres viajes en metro; si haces más de dos ya lo amortizas.

El Centro Financiero

Nuestra primera parada fue el Financial Center, la parada anterior al Burj Khalifa. Decidimos bajarnos ahí para hacer el paseo hasta el edificio más alto del mundo, y poder admirarlo desde la lejanía mientras nos sacábamos fotos. El Financial Center, es una calle con rascacielos enormes a los dos lados, por el centro, cruza una carretera con siete carriles para cada dirección, y las vías del metro, que en Dubai están en una altura superior, el metro va como por un puente todo el rato.

image1

Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo

En la caminata hasta el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, nos dimos cuenta de que Dubai no está preparada para los peatones, no se ha construido para transitar la ciudad a pie, y es muy complicado ir de una zona a otra; siempre te encuentras calles que terminan en carreteras, apenas hay pasos de cebra, hay calles que están sin terminar, zonas en obras, etc. Todo está preparado para los coches, y vaya si hay coches en Dubai… Los únicos pasos de cebra que hay, son pasarelas que van por encima de las calles, y que conectan el metro con centros comerciales, zonas hoteleras, o zonas exclusivas de consumo.

image2

El Burj Khalifa, tiene 828 metros de alto, y la verdad es que su altura se aprecia mejor desde lejos, poque puedes compararlo con el resto de rascacielos, que ya de por sí son altos, porque cuando estás en la base, y te rompes el cuello mirando hacia arriba, hay un punto en el que no disciernes bien lo alto que es, como la cumbre está muy lejos, se ve muy pequeñita. Paseamos un poco alrededor del rascacielos, y vimos una zona de viviendas exclusivas con una piscina/lago, donde la gente podía pasear en canoa o barco: muy lujoso todo.

image3

The Dubai Mall, el centro comercial

Cruzamos calles y calles como buenamente pudimos, para ir hasta el metro, donde nos dimos cuenta de que había una pasarela, como de un kilómetro de larga, que conectaba el metro con The Dubai Mall, un centro comercial de tres pisos donde todo es lujo y consumismo. Las grandes marcas como Dior, Armani, Dolce&Gabanna, Gucci tienen tiendas hasta exclusivamente para niños… alucinante para nosotros. Hay hasta un acuario con una cristalera enorme desde la cuál se pueden ver todo tipo de animales marinos.

Dubai Marina

Es la zona marítima residencial de los super ricos de Dubai; hay unos rascacielos/hoteles gigantescos. Entre los rascacielos, hay una bahía llena de yates de super lujo. Anduvimos hasta una playa pública (porque la mayoría de los tramos de playa pertenecen a hoteles), donde nos dimos un pedazo de baño. La arena es blanca y fina, y el agua es cálida y cristalina; recuerda al Caribe.

DCIM100GOPRO

En las playas se oferta todo tipo de actividades, desde tirarse en paracaídas viendo el Palm Jumeira (la palmera artificial que han creado y donde han construido casas y hoteles), hasta darse un paseo en camello.

image5

Al salir de la playa, anduvimos hasta el metro, y recorrimos casi toda la línea para llegar al aeropuerto. Allí tuvimos que hacer una cola enorme para que nos sellasen el visado, y listo.

Hasta aquí llegó nuestro día de escala en Dubai, la ciudad es una pasada: los edificios son increíbles, el metro es futurista, y hasta las playas son bonitas. De todas formas, es un sitio que solo volveríamos a visitar si tuviésemos que hacer otra escala larga allí, y ya que tenemos vista la ciudad, iríamos directamente a la playa. Solo merece la pena ir de vacaciones o a vivir a Dubai, si estás podridísimo de dinero y quieres tener toda la exclusividad y el lujo que esta ciudad oferta.