Santorini

Santorini y la pequeña isla de Thirassia

Santorini es una de las islas griegas más conocidas, y por lo tanto, más explotadas turísticamente, lo que no quita que sea un lugar impactante y bonito. Llegamos a Santoniri en busca de paz y tranquilidad después de unos días de fiesta en la isla de Ios, y las encontramos.

Llegamos a Santorini de noche y cansados, el transporte público brilla por su ausencia y tuvimos que hacer cola para coger un taxi que nos llevase a nuestro Youth Hostel en Oia. La atmósfera del lugar era muy relajante, y nos encontramos con un grupo de chicas de Santander: todo empezaba bien.

Sunset in Oia

Atardecer en Oia

Nuestro plan para los cuatro días que pasaríamos en la isla era visitar los lugares más populares, que comprenden las playas de colores (Black beach, Red beach y White beach), la capital Thira y el pueblo colindante Imerovigli (donde está el bullicio) y Oia (donde se situaba nuestro hostal y desde donde se presenciaban unos atardaceres de aúpa). Para todo ello necesitábamos un medio de transporte, así que alquilamos unas motos. Cabe decir que tres de las cuatro personas que estábamos en el viaje éramos novatos pilotando motos.

Llegando a la Red Beach

Llegando a la Red Beach

Así pues, empleamos tres días en ver los lugares más señalados cumpliendo con nuestro plan, hasta que tuvimos un accidente con la moto. Dirigiéndonos a la playa de Perissa al sureste de Santorini, mi compañero de moto y yo, Adrián, nos caímos a bastante velocidad. Adrián cayó sobre mí, y no le pasó nada, además iba medio tapado con la toalla, pero yo que iba en chancletas y bañador me dejé la espalda en el asfalto. El viaje cambió para mi después de este incidente, porque no disponíamos del material adecuado para hacer las curas que mi herida requería y me dio bastantes problemas por las infecciones.

La excursión a Thirassia

La isla de Santorini forma una media luna y frente a ella tiene una pequeña isla llamada Thirassia. Supuestamente, Santorini y Thirassia formaban una circunferencia que rodeaba el cráter del volcán que existió antiguamente, pero partes de esa circunferencia colapsaron, y ahora Thirassia es una isla independiente.

Fuimos a Thirassia en una excursión de día completo, y allí pudimos bañarnos en las aguas termales que surgen del mar y que son de color marrón por su alto contenido en hierro, pasearnos por las formaciones de lava endurecida y comer Gyros Souvlaki: toda una experiencia.

Aguas termales en Thirassia

Aguas termales en Thirassia

Conclusiones sobre Santorini

La isla de Santoniri es preciosa, pero no es él típico lugar de arenas blancas y aguas cristalinas que muchos se esperan, ya que al ser una isla volcánica todo es negro. Las playas turísticas como la Red Beach están a rebosar, y no encontramos ni un solo lugar virgen en el que estar tranquilos. La capital por su parte, está llena de tiendas para turistas, y el servicio que te sube desde el puerto hasta la ciudad en burro es carísimo.

Otro problema que nos surgió en Santorini fue que no pudimos coger el ferry que nos llevaba a Mykonos. Teníamos un billete para el ferry de alta velocidad, y como la mar estaba picada los ferries de alta velocidad no salían del puerto, así que, tras pasar todo el día de pie en el puerto buscando una solución, la compañía nos ofreció la alternativa de ir a la isla de Naxos, hacer noche allí, y partir el siguiente día por la mañana hacia Mykonos.