Cascada Semonkong

Semonkong, la esencia de Lesoto en estado puro

Semonkong es un lugar mágico, rodeado de prados y montañas, que brinda la oportunidad de conocer lo mejor de Lesoto: paisajes alucinantes, actividades outdoor, hospitalidad y sonrisas.

El nombre vernáculo del país, Lesotho, puede traducirse como “el país de los que hablan sesotho”, y los autóctonos del país son de la etnia denominada Sotho o Basotho. Lesoto es, en todos los sentidos, un islote en el corazón de Sudáfrica, se trata de un país montañoso y poco desarrollado en el que aún se conserva intacta la inocencia y bondad de sus gentes.

Los locales destacan por su curiosa vestimenta, la mayoría de ellos trabajan con ganado y pasan largas horas al aire libre, con lo que llevan una manta alrededor del cuerpo para protegerse tanto del frío como del sol. Todos visten botas de goma, las típicas de pescador, y un gorro de lana o un pasamontañas para cubrir la cabeza. El modo de transporte más común, aparte de ir caminando, es montar a caballo, y emplean burros para transportar la carga. Lesoto es un espectáculo total, y una de sus costumbres más arraigadas es la de saludar con un amable “LUMELA!!” a todas las personas con las que uno se cruza, cualquier excusa es buena para dar comienzo a una conversación en la que los lesotenses intentarán enseñarte cosas en su idioma, explicarte cuál es su modo de vida, presentarte a alguien, o hacerte preguntas con total inocencia. Es una gozada, porque al contrario que en el resto del mundo, estas personas no se acercan a los turistas con la intención de venderles algo o sacar provecho, les mueve la curiosidad y no son para nada pesados ni molestos.

Basotho

Cómo llegar a Semonkong

Nosotros tomamos una minivan o combi (una furgoneta) en la Park Station de Johannesburgo que nos llevó hasta Maseru Bridge, el puesto fronterizo principal entre Sudáfrica y Lesoto. Tuvimos que cruzar a pie la frontera, y una vez dentro de Lesoto, lo recomendable es tomar un taxi hasta la estación de “autobuses” de Maseru, donde se encuentran las furgonetas que van hacia Semonkong.

Tengan ustedes paciencia, las furgonetas no tienen un horario de salida, parten cuando se llenan, sea la hora que sea. Ah! y no desesperen si la furgoneta les deja tirados, la nuestra se estropeó a pocos kilómetros de Maseru, y tuvimos que esperar a que llegase otra a recogernos. Esta última tenía problemas con el aceite del motor, y el conductor tuvo que ponerle dos latas de aceite para motores, y aun así subíamos las cuestas en primera y a 10 km/h.

Casa Tipica Lesoto

Dónde alojarse en Semonkong

Sólo hay un hospedaje en todo el pueblo, así que la elección es fácil: el Semonkong Lodge. El lugar está regentado por una pareja de ingleses, y la verdad es que funciona muy bien: tienen todo tipo de habitaciones, zona de acampada, cocina para uso común, restaurante, servicio de lavandería, tienda de artesanías, etc.

Nosotros nos alojamos en la habitación más barata que consta de tres literas, y pagamos 160 rand por persona y noche.

Paisaje Lesoto

Dónde comer en Semonkong

Como ya he mencionado, el lodge dispone de restaurante propio, pero, aun así, todos los días recorríamos el kilómetro que separa el lodge del centro del pueblo para comer. La comida que ofrecen en el restaurante del hostal es exquisita, pero escasa en cantidad y excesivamente cara; una comida completa, con entrante, plato principal y postre, cuesta por lo menos 200 rand.

En el pueblo de Semonkong hay un montón de lugares en los que dan de comer a cambio de 25 rand, no hay más que caminar por la calle principal y preguntar en cada uno de los puestos qué tienen ese día para comer. El menú suele estar compuesto por pap o arroz, verduras y algún tipo de carne (cordero, pollo, intestinos, etc.).

Qué ver y hacer en Semonkong

Se pueden hacer un montón de actividades en la zona, el lodge tiene una amplia oferta de actividades que abarca desde paseos a caballo o rutas de senderismo con noche en algún poblado incluida, hasta practicar rápel en la famosa cascada de Semonkong (que por cierto, con 205 metros de bajada, es el rapel más largo del mundo, recibió el Guinness Record en el año 2005).

Los precios no son para nada abusivos, se pueden hacer actividades de día completo por 20 euros, pero como nuestro presupuesto es bastante ajustado, optamos por hacer todo lo que pudiésemos hacer por nuestra cuenta.

Para nosotros, la atracción principal era la cascada Maletsunyane, a una hora a pie del Semonkong Lodge, y fuimos allí los tres días que pasamos en Semonkong: el primer día vimos la cascada de frente, el segundo nos bañamos en la poza de debajo, y el tercero fuimos al salto en sí. Impresionante se mire por donde se mire.

También jugamos al fútbol con los locales.

Futbol Semonkong

Lesoto, un país pequeño y poco conocido que merece muchísimo la pena.