Delta del Okavango

Sobrevolar el Delta del Okavango en avioneta

El Delta del Okavango es un lugar de lo más inusual, ya que se trata de un delta que no desemboca en el mar. Situado en el norte de Botswana, recibe el agua del río Okavango, que nace en Angola, y termina perdiéndose en el desierto del Kalahari. Destaca también por ser el único lugar del mundo en el que existen leones nadadores.

Ha sido una casualidad del destino la que nos ha traido tan pronto al Delta del Okavango; no nos dejaron cruzar la frontera entre Sudáfrica y Zimbabwe, porque la compañía que nos alquiló el coche, Thrifty, sólo nos permite entrar a Zimbabwe por el norte, desde Botswana, para acceder a las Cataratas Victoria. Total, que hemos terminado en el Delta del Okavango, y como hemos llegado al mediodía, y no había tiempo para adentrarnos con nuestro todoterreno en el humedal, hemos decidido sobrevolarlo en avioneta (aquí lo llaman scenic flight).

Llegar y besar el santo, después de comer y conectarnos a Internet tras varios días de incomunicación, sobre las 15:30, hemos decidido que queríamos sobrevolar el delta en avioneta, una pareja de españoles que está de luna de miel, Miriam y Reinaldo, se ha unido al plan, y a las 16:30 ya estábamos en el aeropuerto pagando los 60€ que nos ha costado la actividad. A las 17.00, mientras caminábamos por la pista, empezaba a sentir la emoción del momento, iba a subirme por primera vez a una avioneta, y nada menos que para sobrevolar el mítico Delta del Okavango, que tantas veces he visto en los documentales de La2. Tras esperar 10 minutillos, ha aparecido la avioneta, y yo me he sentado al lado del piloto; primera fila.

La verdad es que todo ha ido bastante rápido, el plan ha tardado menos de dos horas en hacerse realidad, y hasta que el avión ha empezado a correr por la pista de despegue no he sido 100% consciente de que estaba metido en una avionetilla en África, lo cual, a primera vista, no suena muy seguro. Hemos tomado velocidad, y al de poco hemos empezado a “flotar” en el aire; una sensación de la leche.

Avioneta Delta del Okavango

Vista Aerea Okavango

El vuelo ha durado 45 minutos, lo suficiente para presenciar paisajes nunca antes vistos y avistar una pila de animales: elefantes, búfalos, avestruces, hipopótamos, jirafas, cebras, antílopes y aves de todo tipo. Para mejorar el momento, el sol caía en el horizonte, tiñendo el cielo con su cálida luz rojiza.

Sin duda, la experiencia merece la pena, no sólo por el hecho de volar en avioneta, que da bastante adrenalina, sino por la cantidad de animales que se pueden ver y la belleza del paisaje. Mientras volábamos, los nervios del principio se convirtieron en tranquilidad, felicidad y armonía, puede que sea la mezcla del paisaje y el buen rollo de la compañía, o puede que sea algo distinto, ¿la magia y la energía del lugar?

Non Gogoa Han Zangoa avioneta