Non Gogoa Han Zangoa Twyfelfontein

Twyfelfontein: petroglifos de hace 6000 años

Twyfelfontein significa “fuente dudosa” en afrikáans, y el nombre del lugar tiene su historia, que cuento más adelante en el post, pero lo importante de este lugar no es la fuente que le da nombre, sino los petroglifos que se encuentran en las inmediaciones. Estas imágenes grabadas en la piedra las dibujaron los antepasados de los san (los bosquimanos de hoy en día) entre hace 6.000 y 2.000 años atrás.

Desde el año 2007 los petroglifos de Twyfelfontein están declarados Patrimonio Mundial. La entrada cuesta 70 dólares namibios (4,70€) por persona, en la recepción hay paneles informativos de lo más interesantes y la visita está guiada (nada que ver con los tubos de órgano y la montaña quemada que están a pocos kilómetros). Nada más comenzar, nuestra guía nos preguntó si queríamos hacer la visita corta, que dura media hora, o la larga, que dura una hora entera; pese al calor abrasador no lo dudamos y elegimos la visita larga.

Petroglifo TwyfelfonteinEsta es la roca principal, la que más tipos distintos de animales tiene grabados y la que contiene los grabados más emblemáticos. Tenemos una jirafa grande en la izquierda, un rinoceronte arriba a la izquierda, un elefante delante de la jirafa, un montón de tipos distintos de antílope, un facóquero y, el más importante, el león.

¿Por qué es importante el león? porque no se trata de un león normal, es una mezcla entre león y persona: tiene cinco dedos en las extremidades, como nosotros (los leones tienen cuatro), y la cola es un brazo humano con una mano de cinco dedos al final. Es el símbolo de los chamanes.

Petroglifo ElefanteEn la imagen superior se puede ver un elefante enorme (que la verdad es que parece pintado por un niño y me hace bastante gracia :D), una jirafa abajo a la izquierda, distintos tipos de antílope y dos rinocerontes.

Petroglifo Rinoceronte TwyfelfonteinEn esta, además de rinocerontes, jirafas, y un kudu (en la parte derecha, con los cuernos en forma de espiral), se puede ver una avestruz. Las avestruces son animales realmente duros, los hemos visto en todo tipo de entornos, desde el desierto más inhóspito hasta el mar.

Petroglifo MapaLo que tenemos en la imagen superior es un mapa arcaico. Se trata de un mapa hecho por los cazadores y para los cazadores con el fin de que lo aprendido con la experiencia pasase de generación en generación: los círculos representan pozas de agua a las que los animales se acercan para beber. Se pueden ver animales representados en la roca también, animales cazables como los antílopes, y animales que no han de ser cazados como leones (son peligrosos), leopardos (son peligrosos), elefantes (no está rico) y guepardos (eran sagrados).

Hay muchos más petroglifos que los que muestro en el post, pero tampoco quiero aburrir con tantas imágenes. Aun así, cabe destacar que hay grabados de pingüinos y focas, lo cual significa que estas tribus llegaron hasta el mar.

Toda la zona ha sufrido un proceso paulatino de desertificación, cuando los san vivían aquí, Twyfelfontein era un vergel, había agua para todos, vegetación y animales. Hoy en día los animales no frecuentan la zona, por poner un ejemplo, el último elefante fue visto hace 6 meses. Todo el área sigue secándose, y la fuente hace años que no segrega agua ¿es un anticipo de lo que pasará en el resto del planeta?

Petroglifo Namibia

La “fuente dudosa”

En el año 1942, el señor Levin, un granjero blanco, preocupado por la falta de agua que sus animales sufrían a causa de la paulatina desertificación de la zona, empezó a excavar en las inmediaciones de su granja en busca de pozos de agua. No fue capaz de encontrar agua en el subsuelo, pero se le ocurrió una ingeniosa idea, seguir las pisadas de los elefantes. Los elefantes necesitan beber unos 150 litros de agua al día y protegen su piel esparciendo lodo en su lomo, sólo duermen 4 horas al día y pasan el resto del tiempo comiendo y en busca de agua. El señor Levin llegó a una fuente natural siguiendo el rastro de los elefantes y se mudó allí, a menos de 200 metros de los petroglifos. El flujo de la fuente era de lo más irregular, y cada vez que alguien llegaba a su casa y le preguntaba qué tal le iba, él siempre respondía “bien, pero dudo que la fuente dure hasta octubre” (en Namibia la época seca termina en octubre). Como el señor Levin estaba siempre preocupado por el flujo de la fuente, le pusieron el mote Twyfelfontein, que significa “fuente dudosa” en afrikáans. El señor Levin, o Twyfelfontein, tuvo que marcharse del lugar en 1958 cuando el Gobierno de Namibia declaró la zona de interés cultural y protegió el sitio.