qué ver y hacer en Salvador de Bahía
Brasil

Visitar Salvador de Bahía en dos días

Salvador es la capital del estado de Bahía. Por eso, esta ciudad del noreste de Brasil es más conocida entre los turistas como Salvador de Bahía. De verdad, Visitar Salvador de Bahia es una gozada. Posiblemente la ciudad con más historia de Brasil, Salvador fue la primera capital del Brasil Colonial y una de las principales puertas de entrada para colonos europeos y esclavos africanos. Su particular historia hace que la ciudad sea un collage de culturas de lo más dispares que no deja indiferente a nadie. En este post explicamos cómo ver Salvador de Bahía en 2 días.

Dicen que la ciudad de Salvador tiene 365 iglesias, una para cada día del año. También dicen que su carnaval es uno de los mejores del mundo, compitiendo incluso con el carnaval de Río de Janeiro. Aquí nació hace 400 años la capoeira, una mezcla entre lucha y danza que practicaban los esclavos.

Dos días no es mucho tiempo, lo ideal sería poder permanecer en la ciudad el tiempo necesario para perderse entre sus calles y explorar cada uno de sus rincones con calma. Sería ideal, también, aprovechar el viaje para conocer los puntos de interés turístico que se encuentran alrededor de la ciudad, pero, teníamos  tan solo un fin de semana para conocer Salvador de Bahía, y podemos asegurar que se puede visitar Salvador de Bahía en dos días, es suficiente para conocer los highlights de la ciudad, sumergirse en su atmósfera conectando con su pasado y presente, y llevarse una impresión general de la misma.

Sin más dilación, os contamos cómo visitar Salvador de Bahia en dos días.

Qué ver y hacer en Salvador de Bahía

Los barrios de mayor interés turístico al visitar Salvador de Bahía son Barra, en el extremo suroeste, y las Cidade Baixa y Cidade Alta, que conforman el centro histórico de la ciudad.

Faro de Barra

Faro de Barra en Salvador de Bahía
Faro de Barra en Salvador de Bahía

Aunque pueda parecer una perogrullada, no está demás mencionar que el Faro de Barra (o Farol da Barra en portugués) está situado, precisamente, en el barrio de Barra, en la puntita suroeste de la ciudad, rodeado por dos playas. Construido en 1698, es uno de los primeros de Brasil y el continente americano.

El faro está enclavado en una fortaleza típica portuguesa (igual que las que se pueden encontrar al viajar en India o Mozambique). En su interior alberga un pequeño museo en el que se relatan fragmentos de la historia de la ciudad, de los navegantes, de los colonos, de los esclavos y del mismo faro.

También hay un bar, y es un sitio ideal para ver el atardecer.

Entrada:

– 15 BRL

– 7,5 BRL niños y estudiantes (imprescindible carnet con foto)

Fuerte de Santa María

Siguiendo el paseo marítimo desde el Farol da Barra, se llega al fuerte de Santa María, que también está rodeado de playas. Es una fortaleza muy pequeña, y la entrada es gratuita. Lo destacable, además de su estética típicamente portuguesa colonial, son las vistas al Faro de Barra.

Las playas de Salvador se Bahía

¡Nos quedamos con las ganas de darnos un chapuzón! en Salvador hace un calor muy húmedo. Así que lo que más apetece es zambullirse en el mar, visible desde muchos puntos de la ciudad. La cosa es que, según nuestra amiga de Salvador, el agua no está muy limpia; no debe de ser aconsejable bañarse en las playas de la ciudad.

Pese a todo, las playas estaban llenas de gente local tomando el sol, bebiendo cerveza, zambulléndose en el mar, bailando con la música a tope y haciéndose selfies.

Paseo de Barra en Salvador de Bahía
Paseo de Barra en Salvador de Bahía
Playas de Salvador de Bahia
Playas de Salvador de Bahia

Nossa Senhora da Conceição

La iglesia de la Concepción, construida en estilo barroco colonial, se encuentra en la parte baja de la ciudad. Es una de las más importantes de Salvador.

Mercado Modelo

Situado en la parte baja de la ciudad al igual que la iglesia de la Concepción, el mercado se countruyó a principios del siglo XX. Su función fue la de abastecer a los habitantes de la parte baja de la ciudad. De todas formas, a día de hoy no se venden hortalizas ni pescado; solo se venden souvenirs para turistas. Desde camisetas hasta artesanias, todo está dirigido a los turistas. En la primera planta cuenta con dos restaurantes de comida bahiana.

Fuerte Sao Marcelo

Vista del Fuerte de São Marcelo y el Mercado Modelo desde el Elevador Lacerda
Vista del Fuerte de São Marcelo y el Mercado Modelo desde el Elevador Lacerda

Se trata de un islote fortificado situada a pocos metros de la orilla. El acceso a la isla se hace en lancha y el punto de embarque está justo detrás del Mercado Modelo. Nosotros no pudimos acceder porque ese día en concreto no había servicio de transfer entre la orilla y el fuerte. De todas formas, el islote debe de ser un lugar ideal desde el cual ver las ciudades baja y alta de Salvador.

Elevador Lacerda

Allá por el año 1610 los Jesuitas construyeron un sistema de cuerdas y poleas para transportar mercancias y pasajeros desde la parte baja de la ciudad a la parte alta. Con el paso de los años se ha ido remodelando hasta que en el año 1930 adquirió la apariencia actual.

Utilizar el ascensor cuesta 15 centavos de real. Es muy recomendable (casi obligatorio) llevar  la cantidad exacta, o al menos llevar monedas, porque no suelen tener cambio.

Barrio de Pelourinho

Vista del Pelourinho, el barrio histórico de Salvador de Bahía
Vista del Pelourinho, el barrio histórico de Salvador de Bahía
Visitar Salvador de Bahía en 2 días
Plaza con iglesia en el Pelourinho de Salvador de Bahía

Un pelourinho es una columna de piedra localizada normalmente al centro de una plaza, donde ataban y castigaban a los esclavos. Este barrio de estilo colonial fue designado en 1985 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En nuestra opinión, es la zona más bonita y auténtica de Salvador de Bahía.

Dentro del barrio de Pelourinho se congregan un montón de puntos de interés turístico:

– Antiguo ayuntamiento. Situado nada más salir del ascensor de Lacerda a la derecha. A día de hoy se utiliza como galería de exposiciones.

– Memorial de las Bahianas. Se les llama bahianas a las mujeres de origen africano que visten de manera tradicional; al más puro estilo barroco europeo, con vestidos blancos de faldones. La entrada es gratuita y en tan solo 5 minutos (porque el sitio es muy pequeño) se puede aprender mucho sobre la historia de estas mujeres. También es posible fotografiarse con una de ellas a cambio de un par de reales.

– Iglesia de San Francisco. Fue construida por los primeros franciscanos que llegaron a estas tierras, allá por el siglo XVI. Esta iglesia es conocida de manera informal como “la iglésia de oro”, porque se emplearon cerca de 1.000 kilos de oro en decorarla. Es una de las más bonitas de la ciudad. La entrada cuesta 5 reales, pero merece la pena porque se puede acceder también al claustro, que está forrado de baldosas portuguesas en las que se cuenta la vida de San Francisco. Como curiosidad, cabe destacar que muchas iglesias de Salvador tienen una sola torre construida, la segunda está sin terminar, y es que hasta que no estuviesen ambas edificadas no tenían que pagar impuestos; este no es el caso, tiene ambas torres.

Iglesia de Bonfim

Lazos de Bonfim la entrada de la iglesia de Bonfim
Lazos en la entrada de la iglesia de Bonfim

La iglesia de Bonfim se encuentra bastante al noroeste. Es necesario tomar un taxi o un Uber para llegar desde el Pelourinho o Barra hasta allí. La imagen de Nuestro Señor de Bonfim fue llevada a Salvador debido a una promesa hecha por el capitán de la marina portuguesa, Theodózio Rodrigues de Faria, que, durante una fuerte tempestad prometió que si sobrevivía llevaría a Brasil la imagen de su devoción.

Casi todos los turistas que se acercan a Salvador de Bahía compran los típicos lazos de colores (fitinhas de Bonfim) para atarlos a la verja de la iglesia y pedir tres deseos. Se pide un deseo por cada nudo. Dicen, que cada uno de los deseos se cumplirá cuando se suelte cada uno de los nudos. Aunque hay un montón de puestitos en los que venden lazos, se pueden comprar 10 lazos por 1 real en una tienda que hay según se mira de frente la fachada de la iglesia, a la izquierda.

Dique do Tororó

Rodeado de favelas y pegado al campo de fútnol del Bahía, el Arena Fonti Nova, el dique de Tororó ofrece un agradable paseo a su alrededor. En el lago hay estátuas de diversas deidades del candomblé, también conocidos como Orixás.

Orixhas en el dique de Tororó
Orixhas en el dique de Tororó

El candomblé es una religión afrobrasileña. Sus creyentes rinden culto a los Orixás, que, en rango, son una figura similar a la que representan los santos de la religión católica. A cada Orixá le corresponden puntos diferentes dentro de las fuerzas de la naturaleza, y los arquetipos están relacionados a la manifestación de esas fuerzas. Cada Orixá tiene su propia personalidad y sus individualidades.

Los evangelizadores cristianos, los colonos, intentaron cristianizar a los esclavos traidos de África, que practicaban el candomblé. Ante la imposibilidad de convencerles de que el Dios cristiano y sus santos eran mejores, los evangelizadores recurrieron a una estrategia diferente; relacionaron a cada orixá con uno o varios santos del cristianismo; así intentaron fusionar de alguna manera ambas creencias.

Qué y dónde comer en Salvador de Bahía

Aunque suene raro, nosotros degustamos la comida típica en el centro comercial Shopping Barra, en el restaurante Yemanja, que está nada más entrar por la puerta principal, a la izquierda. El menú ejecutivo cuesta 47.90 BRL al mediodía y 44.90 BRL para cenar.

La comida típica bahiana incluye el acarajé, la boqeca, el ensopado de camarão, el puding de tapioca y el puding de leite, entre otros. Normalmente las comidas se suelen acompañar con arroz o farofa.

Acarajé; comida típica bahiana
Acarajé; comida típica bahiana

Otras dos recomendaciones, estas para tomar algo y ver el atardecer:

– Café Terrasse de la Aliançá Francesa. Una terraza con vistas espectaculares. Se puede tomar algo o comer alguna crepe, pero ojo que solo aceptan dinero en metálico.

Restaurante Egeu. Cerca del anterior, tan solo unos metros más abajo en la calle. Ofrece unas vistas espectaculares también, y además de tomar algo se puede cenar (y a juzgar por los platos de la gente, se come muy bien).

Para terminar con el tema gastronómico, recomendarles que no se vayan de Salvador sin haber probado el helado de açaí, con granola y banana, o pulpa de alguna otra fruta (muy recomendable con pulpa de cupuaçú).

Homenaje a nuestra familia de Salvador

No podemos cerrar este post sin mostrar nuestro agradecimiento a las personas que durante nuestra visita de dos días a Salvador de Bahía nos acogieron en su casa con todo el amor del mundo. Nos guiaron por la ciudad, nos alimentaron y nos mimaron. Muchas gracias Thais, y muchas gracias a tu abuelo y a tu abuela, a tu madre, a tu hermano y cómo no, a nuestra pequeña y revoltosa Nanda 😀

NANDA

Visitar Salvador de Bahía en dos días
5 (100%) 5 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizando este sitio, aceptas las cookies. Sentimos las molestias. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar